Archivo por meses: marzo 2016

Contaminantes emergentes

Hasta ahora, en materia de gestión de residuos, el ciudadano tenía claros cuáles eran los grandes problemas y cómo ponerles remedio. Pero, en los últimos años, están apareciendo nuevas tendencias que ponen el foco sobre la contaminación difusa, en pequeñas cantidades, que se generan diariamente. Son los contaminantes emergentes. Nos referimos a los elementos contaminantes que se encuentran en vertidos domésticos y residuos generados en las áreas urbanas. Se llaman así por su reciente identificación, por su novedad y por su grado de dispersión; ya que presentan niveles de detección impensables hace unos años (de, incluso, nanogramos por litro).

Y, si son tan escasos y dispersos, ¿cuál es el problema?  En la mayoría de casos, el carácter emergente hace que sean contaminantes no regulados y de los que se desconocen sus efectos, por lo que es difícil predecir sus consecuencias sobre la salud o el medio ambiente.

¿Qué responsabilidad tiene el ciudadano? Si pensamos en el origen (medicinas caducadas, detergentes, restos de comida, aceites, drogas, productos de cuidado personal, toallitas higiénicas…) queda claro que el remedio también ha de provenir del ciudadano.

Y es este último origen, las toallitas domésticas, sobre el que se ha iniciado una campaña de concienciación ciudadana. Por poner cifras: en Euskadi se vierten todos los años por el inodoro más de 2.400 toneladas de toallitas higiénicas. Estas toallitas no se disuelven con la suficiente rapidez como para desintegrarse antes de llegar a la depuradora de aguas. La consecuencia son graves atascos y averías en la red de saneamiento que conllevan un sobrecoste anual de 1 millón de euros en reparaciones.

Tanto para evitar la contaminación que producen, como para concienciar sobre los costes que derivan de uso, se ha lanzado la campaña #Noalimentesalmonstruo. De hecho es una de las primeras iniciativas conjuntas que los organismos gestores de la red de saneamiento en el ámbito de la CAPV y el Gobierno vasco promueven en aras de concienciar a la ciudadanía.  Se trata de una iniciativa promovida por la Red de Entidades Públicas de aguas de Euskadi y coordinada por Aclima, a través de la cual se alerta a la ciudadanía sobre las consecuencias de tirar al inodoro las toallitas húmedas e higiénicas. Al mismo tiempo, se conciencia sobre el impacto de la contaminación que generan y se promueven hábitos responsables.

En próximos post continuaremos informando sobre noticias, datos y experiencias en torno a los contaminantes emergentes y cómo promover hábitos más respetuosos con el medio ambiente. La actualidad de la campaña se puede seguir a través de las redes sociales y en la web http://munstrowc.eus/

¿Qué valores límite de emisión a la atmósfera son de aplicación a mi instalación?

Muchos son los clientes que se dirigen a CIMAS con esa pregunta: ¿qué valores límite de emisión a la atmósfera tengo que cumplir? Y la respuesta no es ni fácil ni inmediata.

Con la entrada en vigor de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera (desarrollada por el Real Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación), dejamos atrás la antigua normativa que sí establecía unos valores de emisión genéricos, por tipos de actividades. Seguro que todo el mundo ha oído hablar en alguna ocasión del “famoso” Decreto 833/1975, de 6 de febrero, por el que se desarrolla la Ley 38/1972, de 22 de protección del ambiente atmosférico.

Ahora, sin norma básica estatal que establezca unos valores de referencia, son las Comunidades Autónomas las que en el proceso de Notificación o Autorización de las instalaciones potencialmente contaminantes de la atmósfera establecen no sólo los valores límite de emisión que se tienen que respetar, si no también el plan de vigilancia que aplicar a esas instalaciones (qué y cada cuánto tengo que medir).

Ante esta situación, de nuevo el cliente insiste, ¿y qué valores límite me van a obligar a cumplir?. La pregunta tiene su lógica en la fase de diseño de una instalación, donde hay que preveer (y presupuestar) tanto las medidas correctoras (filtros, scrubbers), como cuánto me va a suponer el ejecutar el plan de vigilancia que se imponga a la instalación.

Para orientar al cliente con este problema, desde CIMAS optamos por varias soluciones:

  1.  Contactar con la Administración. A veces se da la situación de una instalación igual o similar a la planteada, y conocer las condiciones que se han impuesto a esa instalación puede orientarnos.
  2. Tirar de normativa de otras comunidades o regiones. En este caso, tenemos el caso de Navarra que en 2002 se “atrevió” a regular unos valores de emisión a la atmósfera por categorías de actividades en el Decreto Foral 6/2002, de 14 de enero, por el que se establecen las condiciones aplicables a la implantación y funcionamiento de las actividades susceptibles de emitir contaminantes a la atmósfera.
  3. Como última opción, está el recurrir a la normativa o directrices europeas. En este ámbito, son principalmente dos las referencias a las que podemos recurrir:

En CIMAS tenemos experiencia en procesos de Autorización y Notificación de instalaciones potencialmente contaminantes de la atmósfera, así como en aplicación del Decreto 278/2011, de 27 de diciembre, por el que se regulan las instalaciones en las que se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera.

Si necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.