Archivo por meses: abril 2016

La economía circular aplicada a los residuos de construcción y demolición (RCDs) generados en la Comunidad Autónoma del País Vasco

El Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, al que CIMAS apoya en el proyecto de cierre del ciclo de los residuos de construcción y demolición (RCDs), pretende establecer estrategias a nivel comarcal para contribuir a la economía circular mediante el cierre del ciclo RCD.

Dos ayuntamientos, dos gestores y dos promotores/constructores son los agentes seleccionados en cada una de las dos comarcas preseleccionadas por Territorio Histórico (Cuadrilla de Agurain, Cuadrilla de Aiara, Reserva de la Biosfera de Urdabai, Comarca de municipios del sureste de Bilbao, Donostialdea, Debagoinea). La primera fase la constituye las reuniones individuales con estos agentes con el fin de elaborar una  Hoja de Ruta Individual para cada agente en donde se identifiquen necesidades y compromisos, posteriormente se convocará en reunión colectivas a los agentes pertenecientes a cada una de las comarcas para poner en común y valorarlos resultados de las reuniones individuales y definir entre todos los agentes el documento de la Estrategia Comarcal de cierre del ciclo de los RCDs en la CAPV.

Los objetivos de la Estrategia Comarcal son los siguientes:

  •  Concienciar sobre el problema.
  • Dar a conocer que una correcta gestión de los RCD en las obras supone ventajas económicas y ambientales.
  • Asesorar sobre la correcta implantación de los instrumentos de apoyo que la Administración pone a disposición, y que puedan ser útiles en cada caso.
  • Establecer conexiones entre los servicios, productos y agentes de cada comarca.
  • Identificar las necesidades a dirigir por otros agentes para el cierre del ciclo de los RCD.
  • Determinar los compromisos que debe adquirir cada parte para lograr dicho cierre.
  • Definir la Estrategia Comarcal a seguir por todos los agentes implicados.

El objetivo final después de esta experiencia piloto, es poder replicar el trabajo a todas las comarcas del País Vasco mediante las conclusiones obtenidas en esta Estrategia Comarcal.

Puede leer aquí el artículo completo redactado por Mónica Mañueco, Socia-responsable de proyectos de CIMAS, en  la  revista EXCAVE.

¿Cómo ayuda el medio ambiente a tu salud?

El 7 de abril de 2016, la OMS conmemora el Día Mundial de la Salud. Si bien en esta ocasión se presta especial atención a la diabetes, desde CIMAS creemos que es un buen día para recordar cómo la calidad del medio ambiente puede ser determinante para una buena salud. En su nueva definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la ONU ha explicitado la necesidad de hacer efectiva la salud como derecho universal. Así, el objetivo 3, aboga por garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Bajo este concepto, la Organización apuesta por hacer del desarrollo sostenible la manera de garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos, a cualquier edad. 

En las últimas décadas, gracias al trabajo de entidades tanto públicas como privadas, organizaciones y ciudadanía, el nivel de calidad y el estado del medio ambiente ha mejorado notablemente, especialmente en los países desarrollados. De este modo hemos podido ver como los proyectos ambientales llevados a cabo en nuestras ciudades, puertos y espacios públicos, entre otras áreas, han tenido una influencia directa o indirecta con los distintos determinantes de la salud. Esta mejora se ha manifestado de forma especial con factores ambientales (como la calidad del aire, del agua, del suelo, los niveles de ruido, el paisaje urbano, hábitats naturales y biodiversidad, emisiones de CO2 y cambio climático); factores sociales(como el contacto y la cohesión social, la accesibilidad, las oportunidades de educación y formación ambiental o la creación de empleo verde) y con otros aspectos relacionados con los estilos de vida (como la dieta, el ejercicio y la actividad física). Aunque en muchos casos no veamos claramente la contribución en los determinantes de la salud, están ahí y es necesario resaltarlos de cara al resto de agentes y en especial a la ciudadanía. Cabe destacar que no es necesario pensar en proyectos ambientales complejos ni en inversiones significativas, basta con relacionar las iniciativas de carácter ambiental o social con la posible influencia con los determinantes de la salud. 

Sirva como ejemplo la relevancia de la infraestructura verde* de nuestro entorno (por ejemplo, parques, jardines, corredores vegetales, sendas). Hay relevantes evidencias científicas que han demostrado el impacto positivo de la infraestructura verde. También con implicaciones en la salud comunitaria y en la economía. Como indica la experta en ecología humana de la Universidad de Cornell de New York, Nancy Wells, la naturaleza funciona como un “colchón que modera las disfunciones en la salud”.

Otras evidencias reflejan que con una mayor representación de los espacios verdes disminuyen los riesgos de enfermedades. Además, estos espacios permiten una mayor interacción y cohesión social en las poblaciones urbanas. Por todo ello, podemos afirmar que existe una correlación positiva entre la existencia de una infraestructura verde y determinados beneficios para la salud de la ciudadanía que la disfruta.

Factores como la exposición a los contaminantes, las vías de exposición, la movilidad o el estado atmosférico pueden influir de diferente manera sobre la aparición de problemas en la salud. Son estos factores los que deberíamos de considerar a la hora de llevar a cabo iniciativas ambientales en nuestro entorno. Por ello, es recomendable tener en cuenta criterios o recomendaciones a considerar en el diseño y planificación de los proyectos o iniciativas con el fin de promover la salud y bienestar de la población (ejemplo selección de especias a utilizar, ubicación del mobiliario urbano, accesibilidad, factores de riesgo en la salud y posible impacto positivo/negativo). También resulta imprescindible la coordinación y el trabajo de todos los actores con implicación en la gestión del entorno, a fin de poner en marcha políticas activas y concretas de promoción de un medio ambiente de calidad, como mecanismo para mejorar, en último término, la salud de la ciudadanía.

*El término Infraestructura verde o ecológica hace referencia al sistema natural que da soporte a la vida y, en un entorno urbano, se integra junto a otras infraestructuras de la ciudad. Contribuye a la mitigación de los impactos ambientales y proporciona importantes servicios ecosistémicos. Esta infraestructura se conforma a partir de los espacios naturalizados interiores y periféricos, los parques y jardines más urbanizados, los corredores vegetales y arboledas en alineación…(públicos o privados). Ofrecen, al conjunto de la ciudad, diferentes servicios ecológicos, ambientales, sociales y económicos.