¿CONOCES AL MONSTRUO INVISIBLE?

Hoy en día son muchos los medios de comunicación y las noticias que nos alertan sobre la existencia de contaminación y la presencia de contaminantes en nuestros pueblos y ciudades, pero ¿Qué son los contaminantes?

Son sustancias que se encuentran en un medio al cual no pertenecen, o que se encuentran a niveles que pueden causar efectos (adversos) para la salud o para el medio ambiente, y son los principales agentes de lo que conocemos como contaminación.

Puede decirse, por tanto, que vamos a encontrar contaminantes de diferente tipo:

  • Sustancias naturales que han aumentado su concentración en algunas regiones debido a la actividad humana y que causan daños ambientales, como por ejemplo el CO2.
  • Sustancias químicas artificiales o naturales que los seres humanos hemos ido “creando” y “fabricando” a lo largo de los años y que, lamentablemente, han acabado en lugares en los que esa sustancia no existe por naturaleza.

Muchos de los contaminantes que conocemos están regulados. Existen Leyes que restringen, limitan e, incluso, prohíben el uso de ciertas sustancias con el objetivo de proteger a nuestra salud y al medio ambiente de las consecuencias de la aparición de estos contaminantes. Pero existen sustancias (nuevas, o no) que todavía no están reguladas.

Estas sustancias son las conocidas como Contaminantes Emergentes; sustancias cuya presencia en el medio no es necesariamente nueva, pero sí la preocupación por sus posibles consecuencias sobre la salud y el entorno.

Se trata de elementos sin ningún tipo de regulación, ya que sus efectos son desconocidos y/o no existen estudios que demuestren su peligrosidad.

La polución por Contaminantes Emergentes tiene orígenes muy diversos, desde residuos procedentes de procesos industriales, hasta los desechos domésticos de ciudades y pueblos.

Algunos de los productos que más utilizamos a diario en nuestros hogares son una fuente de contaminación. En su mayor parte, esta contaminación no es observada ni es visible, y sólo se advierte su presencia cuando se observan impactos en el medioambiente como la muerte de algunos peces o insectos, por ejemplo. Es por ello por lo que esta problemática puede recibir el nombre del “MONSTRUO INVISIBLE”.

Desde ACLIMA junto con la Red de Consorcios y Entidades del Agua del País Vasco se está llevando a cabo diferentes proyectos para VISIBILIZAR este problema a la ciudadanía y en particular a los centros escolares que quieran formar parte de este maravilloso proyecto: NO ALIMENTES AL MONSTRUO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *