Todas las entradas de: cmanager

¿CONOCES AL MONSTRUO INVISIBLE?

Hoy en día son muchos los medios de comunicación y las noticias que nos alertan sobre la existencia de contaminación y la presencia de contaminantes en nuestros pueblos y ciudades, pero ¿Qué son los contaminantes?

Son sustancias que se encuentran en un medio al cual no pertenecen, o que se encuentran a niveles que pueden causar efectos (adversos) para la salud o para el medio ambiente, y son los principales agentes de lo que conocemos como contaminación.

Puede decirse, por tanto, que vamos a encontrar contaminantes de diferente tipo:

  • Sustancias naturales que han aumentado su concentración en algunas regiones debido a la actividad humana y que causan daños ambientales, como por ejemplo el CO2.
  • Sustancias químicas artificiales o naturales que los seres humanos hemos ido “creando” y “fabricando” a lo largo de los años y que, lamentablemente, han acabado en lugares en los que esa sustancia no existe por naturaleza.

Muchos de los contaminantes que conocemos están regulados. Existen Leyes que restringen, limitan e, incluso, prohíben el uso de ciertas sustancias con el objetivo de proteger a nuestra salud y al medio ambiente de las consecuencias de la aparición de estos contaminantes. Pero existen sustancias (nuevas, o no) que todavía no están reguladas.

Estas sustancias son las conocidas como Contaminantes Emergentes; sustancias cuya presencia en el medio no es necesariamente nueva, pero sí la preocupación por sus posibles consecuencias sobre la salud y el entorno.

Se trata de elementos sin ningún tipo de regulación, ya que sus efectos son desconocidos y/o no existen estudios que demuestren su peligrosidad.

La polución por Contaminantes Emergentes tiene orígenes muy diversos, desde residuos procedentes de procesos industriales, hasta los desechos domésticos de ciudades y pueblos.

Algunos de los productos que más utilizamos a diario en nuestros hogares son una fuente de contaminación. En su mayor parte, esta contaminación no es observada ni es visible, y sólo se advierte su presencia cuando se observan impactos en el medioambiente como la muerte de algunos peces o insectos, por ejemplo. Es por ello por lo que esta problemática puede recibir el nombre del “MONSTRUO INVISIBLE”.

Desde ACLIMA junto con la Red de Consorcios y Entidades del Agua del País Vasco se está llevando a cabo diferentes proyectos para VISIBILIZAR este problema a la ciudadanía y en particular a los centros escolares que quieran formar parte de este maravilloso proyecto: NO ALIMENTES AL MONSTRUO.

Día Mundial del Agua | World Water Day

Como cada 22 de marzo, celebramos el Día Mundial del Agua con el objetivo de tomar conciencia acerca de la importancia de este recursos y la necesidad de llevar a cabo una gestión sostenible de los recursos hídricos.

Fue en 1992 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas acordó celebrar cada 22 de marzo el día Mundial del Agua. Desde entonces, se invita a los diferentes Estados a celebrar actividades concretas que fomenten la conciencia publica en torno a la necesidad de una buena gestión del agua durante este día, poniendo “sobre la mesa” las problemáticas relacionadas con las actuales malas prácticas y hábitos que tanto están perjudicando a este recurso (contaminación, sequías, deforestación, etc.)

El lema de 2017: Naturaleza para el agua | Nature for water

ONU-Agua es la entidad que se encarga, anualmente, de coordinar el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, estableciendo un tema correspondiente a un desafío actual o futuro. Este año, se ha escogido como lema principal Nature for Water” / “Naturaleza para el agua” que nos invita a fijarnos en la naturaleza para buscar soluciones a los retos y problemáticas a las que nos enfrentamos hoy en día.

Así, se pretende fomentar la protección de los ecosistemas y recursos naturales como los humedales y/o los bosques que juegan un papel imprescindible manteniendo el equilibrio del ciclo del agua, haciéndonos ver que cuando descuidamos nuestro entorno, generamos cambios que dificultan el acceso a los recursos hídricos que tan necesarios son para la vida.

Cabe señalar que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) también contemplan la necesidad de garantizar la disponibilidad de agua limpia y saneamiento (objetivo 6), reduciendo la cantidad de agua que se malgasta y aumentando su reciclaje. De esta manera, podemos darnos cuenta de que el agua y su disponibilidad son aspectos de vital importancia para el desarrollo de las comunidades y que están muy presentes en el mundo de la sostenibilidad.

En CIMAS apostamos por la protección del medioambiente, participando en proyectos que promueven prácticas empresariales y personales en sintonía con la naturaleza. Ayudamos a las instituciones públicas y privadas a fomentar el cuidado y reciclaje del agua, colaborando con sectores como la gestión de residuos, la industria y la educación ambiental. Este trabajo lo realizamos con el convencimiento de que un desarrollo sostenible pasa por trabajar en armonía con los recursos naturales y apostando por una buena gestión del agua.

Conoce más sobre nuestros proyectos en www.cimas.es

CIMAS forma a los operarios del Punto Limpio de Puente La Reina (Navarra)

El pasado martes 23 de enero fue inaugurado el Punto Limpio de Puente La Reina/Gares (Navarra). En el acto participaron la consejera de desarrollo rural, medio ambiente y administración local, Isabel Elizalde, junto con el alcalde de Puente la Reina/Gares, Oihan Mendo; la presidenta de la Mancomunidad de Valdizarbe, Sabina García; y el gerente del Consorcio de residuos de Navarra, Iñaki Urrizalki.

La instalación dará servicio a las 11.000 personas que integran los municipios de la mancomunidad y ha sido financiado por el Gobierno de Navarra, el Consorcio de Residuos y el MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente).

La Mancomunidad ha confiado en CIMAS para formar y acompañar a los operarios que atenderán la instalación. La formación impartida se ha orientado a tratar de obtener el mayor nivel de adecuación entre las capacidades individuales de cada uno de ellos y los requerimientos de los puestos de trabajo. El fin último era el de satisfacer las demandas actuales y tratar de prestar un mejor servicio a la ciudadanía.

El contenido formativo ha estado compuesto por una parte teórica y una parte práctica, abarcándose con ambas las diferentes tareas a desarrollar por los operarios en el Punto. Entre otras, las siguientes: recepción y atención de usuarios, manipulación y almacenamiento de residuos, procedimientos de registros de datos, mantenimiento y limpieza, etc.  La parte práctica fue impartida en la propia instalación del Punto Limpio, en la que se asesoró sobre la mejor forma de ubicar, manipular y almacenar los residuos a recepcionar.

La Mancomunidad apuesta porque sus Puntos Limpios sean considerados como puntos de información y sensibilización ciudadana en materia de gestión y reciclaje de residuos, por lo que considera un aspecto significativo a destacar de la formación impartida, el módulo relacionado con las actuales políticas públicas de gestión de residuos. El equipo de CIMAS asesoró a los operarios sobre la normativa y planes de residuos vigentes, sobre los objetivos a cumplir, sobre los principales agentes que forman parte de la gestión global de los residuos, sobre los servicios prestados por la Mancomunidad, y especialmente, sobre la jerarquía de residuos europea. En definitiva, se les aportó toda la información y documentación que un usuario del Punto Limpio les pudiese requerir.

CIMAS también ha asesorado a la Mancomunidad en la redacción del Reglamento de Uso de la instalación.

Más información… https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/01/23/punto+limpio+Valdizarbe.htm

La educación ambiental como eje central para el nuevo modelo de sociedad sostenible

El Desarrollo Sostenible se define como la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades (Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo) y trata de lograr de manera equilibrada el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente.

A pesar de que los gobiernos y las administraciones deben de ser los guardianes principales de este tipo de desarrollo, la ciudadanía tiene que formar parte e involucrarse en él, convirtiéndose en impulsora del mismo. De aquí nace el término “Sociedad Sostenible”. Pero ¿cómo podemos conseguir que nuestra sociedad sea una Sociedad Sostenible?

Gracias a los diferentes niveles de Educación Ambiental (escolar, profesional, universitario, etc.), se ha conseguido, en primer lugar, concienciar a las personas sobre los problemas medioambientales que desconocían, y en segundo lugar, generar un cambio de hábito para revertir o por lo menos disminuir esos impactos negativos en el medio ambiente. Muchos son los ejemplos que demuestran que la base para una sociedad mejor, y por lo tanto, sostenible es la Educación Ambiental:

  • Se ha promovido un consumo responsable del agua
  • Se ha promovido un uso racional de la energía
  • Se ha promovido un uso de transporte sostenible y colectivo
  • Se ha creado una cultura del reciclaje
  • Se han establecido medidas contra el Cambio Climático

Sin olvidar que hay que seguir formando en esos hábitos ya conseguidos, es importante marcar nuevas metas y nuevos objetivos para conseguir el fin último: Una Sociedad Sostenible.

Es por ello que en CIMAS nos hemos marcado el reto junto a ACLIMA y la red de Consorcios y Entes del Agua del País Vasco y la Agencia Vasca del Agua de concienciar a la ciudadanía mediante los diferentes niveles que contempla la Educación Ambiental sobre los CONTAMINANTES EMERGENTES.

Para ello se han realizado una serie de talleres dentro del marco del proyecto “Hábitos ciudadanos y contaminantes emergentes”. Durante la actividad el alumnado de la ESO, Bachiller y de Ciclos Formativos varios (Cuidados Auxiliares de Enfermería, Laboratorio Clínico y Biomédico, Laboratorio de Análisis y Control de Calidad, Educación y Control Ambiental, Diseño de Joyería, Anatomía Patológica, Higiene Bucodental, Atención a la Dependencia y Diseño y Amueblamiento) ha podido conocer el ciclo urbano del agua y la repercusión que nuestros hábitos tienen sobre las aguas de consumo y la red de saneamiento.

De esta manera, se ha creado un espacio de reflexión en el que el alumnado y el profesorado han analizado sus hábitos personales y ha podido contabilizar la cantidad real de productos químicos que utiliza en su día a día en los hogares y en sus puestos de trabajo. Así, han ido conociendo los diferentes tipos de contaminantes que existen y las repercusiones que cada una de esas sustancias tiene sobre la salud humana y el medio ambiente. Esta reflexión ha permitido que se comprenda que el efecto agregado de cada acción individual tiene como resultado la generación de niveles de contaminación significativos.

La idea principal de estos talleres es que el alumnado sea el eje fundamental del cambio y que sea el propio alumnado fuente de inspiración y concienciación para las personas de su entorno y con las que interactúan a diario (profesorado, familia, amistades, futuros compañeros de trabajo, etc.). De esta forma, se pretende que la problemática se vuelva más visible y que llegue a un mayor número de personas. Para orientar esta labor de concienciación, se han propuesto diferentes retos para que el alumnado pueda empezar a divulgar la información que ha recibido en los talleres.

Hoy 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, que tiene como principal objetivo identificar la problemática ambiental tanto a nivel global, como a nivel local y crear conciencia en las personas y muy especialmente en los gobiernos en cuanto a la necesidad de participación por conservar y proteger el medio ambiente. Desde aquí queremos dar las gracias a los promotores de la iniciativa como a los centros (Egibide, La Salle y a EASO Politécnica entre otros) por vuestro interés y ganas de avanzar hacía ese futuro deseado y corresponsable. Vosotros sois el eje, ESKERRIK ASKO!

Nerea Trabudua y Joseba Larrea.

Ambientólogos y consultores en CIMAS.

#juevesostenibles | Museos sin paredes

¿Recordáis cuando, en el año 2007, la baronesa Thyssen se encadenó a los árboles del bulevares del Paseo del Prado y Recoletos? Se trataba de una concentración, convocada por la Plataforma ‘SOS Paseo del Prado’, en contra de Plan Especial del Eje Prado-Recoletos, que tendría un efecto sobre 700 árboles de aquel tramo. Pues bien, décadas antes, en los 80, aquí en Valencia la entonces concejala Carmen Arjona se opuso también a que las excavadoras terminaran con un ejemplar de encina situada al principio de la Avenida de Aragón. Años después, el consistorio estableció una protección para este árbol monumental, logrando que haya sobrevivido hasta nuestros días.

Los árboles monumentales en Valencia

Pero, ¿cómo distinguimos un árbol monumental de uno que no lo es? Aunque no deja de ser una clasificación artificial (¿qué árbol no es un monumento?) el adjetivo ‘monumental’ implica una serie de características que nos permiten detectarlos. Si acudimos a la definición de la Ley de Patrimonio Arbóreo, entenderemos que nos referimos a los árboles que tienen unas características excepcionales, diferenciadoras del resto de su especie. Por edad, por el porte, o por los “acontecimientos históricos, culturales, científicos, de recreo o ambientales ligados a ellos y a su legado”, merecen ser protegidos y conservados.

Uno de los puntos interesantes es que el carácter de ‘monumental’ goza de una protección expresa de la Generalitat Valenciana, mediante Decreto del Consell. También se pueden declarar,como tal, por los Ayuntamientos que así lo consideren. Todos los ejemplares pasan, de esta manera, a integrar el Catálogo de árboles singulares de la Comunitat Valenciana (o el catálogo local, en el caso de Ayuntamientos) . Actualmente, existen 1.503 ejemplares en el catálogo. Estos árboles forman parte de un conjunto de elementos, presente en todo el territorio, que se conoce como infraestructura verde.

¿Qué es la infraestructura verde?

Si hablamos de infraestructura, en general tendemos a pensar en redes de transporte, visualizamos carreteras, vías de ferrocarril o aeropuertos. Al hablar de infraestructura verde, nos estamos refiriendo a un conjunto de elementos naturales, que funcionan como una red de puntos, más o menos conectados, y que nos proporcionan servicios que, de otra manera, nos sería difícil conseguir. Contrariamente a la infraestructura gris, que generalmente tienen un fin único y monoespecífico, la infraestructura verde  nos provee de una serie de servicios ambientales a todas las personas. Para visualizar ejemplos de infraestructura verde, pensemos en parques y jardines de nuestras ciudades y pueblos, como el jardín del Túria, el Parque de Cabecera o la impagable Albufera de València. Pero también pensemos en los campos agrícolas que envuelven la ciudad, la red de acequias, paredes verdes en algunos edificios o en el bosque del Saler.

Valor social y ambiental de la infraestructura verde

Los árboles monumentales, pero también el resto de elementos vegetales (desde los campos de arroz, a las praderas, bosque, sistemas dunares o parques urbanos) son las piezas clave del mosaico que es una infraestructura verde.

A nivel ambiental, estos elementos permiten  regenerar el aire que respiramos, reteniendo contaminantes y mejorando la calidad del aire de la ciudad. Se encargan de filtrar el agua al subsuelo, recargando acuíferos y evitando que el suelo se erosione. Además, son el hábitat de especies que convierten a la región mediterránea en una de las más diversas. Y cuanto más diverso, más rico es un ecosistema. Además, esta infraestructura nos permite mitigar los efectos del cambio climático: frenan las avenidas e inundaciones, almacenan carbono, reducen la temperatura en la ciudad (el efecto isla de calor) y refuerzan los ecosistemas. Esto tiene consecuencia directa en el impacto social que percibimos. La infraestructura verde mejora la salud y el bienestar en las ciudades. Bien gestionadas, aportan valor y generan puestos de trabajo, mejorando además el atractivo de nuestro territorio, lo que redunda en beneficios para el turismo y el ocio.

Es importante destacar que, por sí misma, para ser eficaz, la infraestructura verde debe integrarse en una red, estar interconectada. Por eso no hablamos de espacios o manchas verdes, sino de un conjunto de piezas que, como en un puzzle, adquieren sentido al estar unidas. Por sí sólo, los parques de la ciudad, como los referidos anteriormente, forman parte de una infraestructura porque están conectados entre ellos y, a su vez, con elementos de mayor impacto. En el caso de la ciudad de Valencia, pensemos, por ejemplo, cómo de norte a sur encontramos la huerta del norte, la franja litoral, el parque del antiguo cauce del río Túria, y la Albufera de Valencia. Si pensamos en esta red, es entonces cuando la infraestructura verde, bien gestionada, resulta efectiva para absorber avenidas, depurar el aire, reducir la temperatura dentro de la ciudad u ofrecer servicios de ocio natural más atractivo para la ciudadanía.

Nuestros museos sin paredes

Dicho esto, tendemos a pensar en obras de arte como piezas de museos.. En una ciudad como Valencia, tenemos diferentes museos que acogen piezas únicas: el Museo de Bellas Artes acoge colecciones con obras de artes anteriores al gótico hasta nuestros días. El IVAM nos acerca al arte contemporáneo o el Muvim, que  nos trae la modernidad y el diseño. Éstos serían tres ejemplos de los múltiples espacios que sirven para poner de relieve elementos que tienen un valor más allá de la propia obra, más allá del soporte artístico.

Algunos los tenemos fácilmente localizables, como los que habitan el Jardí Botànic de la Universitat de València, Viveros o el Jardín del Túria. Otros los podemos encontrar repartidos por la ciudad, como los ficus de la Alameda o del Parterre (Ficus macrophylla), el Palmito (Chamaerops humilis) de la Plaza del Ayuntamiento (junto a la fuente) o las tres palmeras (Phoenix dactylifera) junto a la Plaza de España.   Muchos de los ejemplares pueden ser fácilmente identificados gracias a unas fichas, colocadas en los propios troncos e incluso existen recorridos propios, como el de los Jardines del Real (conocido como Viveros) o alguno de los jardines históricos de la ciudad.

Por eso, la próxima vez que paseemos por las calles, os propongo que veamos nuestra infraestructura verde como un museo sin paredes. Un museo lleno de árboles monumentales, piezas históricas verdes, que habitan en nuestra ciudad y que, sin embargo, no gozan del mismo reconocimiento o de la misma proyección.

#juevesostenible | Reto 2018: #juevesinplástico

Como cada inicio de año, es el momento de plantearse retos y objetivos nuevos. Hacer más ejercicio, estudiar algún idioma o visitar lugares nuevos figuran entre los objetivos que a todos nos gusta alcanzar. Pero uno suele aparecer en todas las listas: hacer dieta. En este caso, os propongo una dieta diferente. No se trata de modificar los hábitos alimentarios. La dieta de 2018 será una dieta que ayudará no sólo a quien la practica, sino también al resto de personas y, lo que es más importante, al resto del planeta. Te propongo la dieta sin plástico.

¿Por qué poner al plástico a dieta?

Según Seas at risk, las españolas y españoles consumimos 60.207 millones de productos de plástico de un solo uso al año. Eso supone 1293 productos* al año, 3 cada día que sólo utilizaremos una vez, y serán desechados. Las cifras no dejan lugar a la imaginación: consumimos 3.500 millones son botellas de bebida, 207 millones de envases desechables ó 5.000 millones pajitas para bebidas

Otra cuestión que deberíamos plantearnos no es sólo si cuanto consumimos, sino cuánto plástico se produce. Jenna Jambeck, ingeniera medioambiental de la Universidad de Georgia, estudia la problemática asociada a los desechos plásticos.  A través del primer análisis global de todos los plásticos  fabricados y de su destino, se ha concluido que de los 8.300 millones de toneladas que se han producido, 6.300 se han convertido en desechos plásticos. Y el problema añadido es que sólo el 9% han sido reciclados.  La mayor parte, el 79%, se está acumulando en vertederos o deteriorándose en entornos naturales como basura. O lo que es lo mismo: en algún momento, gran parte de estos desechos acaba en mares y océanos, el «sumidero final».

Si las tendencias actuales persisten, para 2050 habrá 12 millones de toneladas de plástico en los vertederos. Esta cantidad equivale a 35.000 veces el peso del Empire State.

 ¿Por qué este reto?

Por eso, si hay que para empezar este 2018 con un reto, propongo que éste sea el de los #juevesinplástico. Cada primer jueves de mes, en la sección del programa #LasDoce, en Mediteradio FM, centraremos el tema del debate en torno al plástico, para crear conciencia sobre cuánto consumimos y aportar ideas fáciles y realizables para reducir  minimizar el consumo de plástico.

Alrededor de este hastag, #juevesinplástico, tendremos ocasión de hablar de cuestiones relacionadas como son los microplásticos, SDDR, hábitos y modelos de consumo, economía circular…. Todo desde una perspectiva cercana, para que todas las personas aprendan cómo podemos cambiar nuestro impacto en el entorno. En definitiva, se trata de ser conscientes que nuestros hábitos diarios de consumo, higiene, limpieza… tienen un impacto sobre el medio y podemos reducirlo con gestos cotidianos.

 ¿Por dónde empezar?

Un  gesto diario que todas y todos realizamos es beber agua. Dependiendo de la zona del país en la que nos encontremos, es más habitual consumirla directamente del grifo o comprarla embotellada. Según las estadísticas, cada persona en España consume casi 61 litros por persona y año. En total, de abril de 2016 a mayo de 2017, la compra ha aumentado en un 4.2% superando los 2.600 millones de litros, por valor de casi 560 millones de euros, respecto al periodo anual anterior.

Desde el punto de vista económico,  por el precio de una garrafa de 5 litros en cualquier supermercado (considerando un precio medio de entre 1 y 1,87 euros) obtendremos en el grifo de casa una cantidad de, aproximadamente, unos 1.000 litros. Y todo ello sin desplazarnos, cargar peso o desechar plástico.

Además de las emisiones asociadas al transporte y centrándonos en el material, según la Fundación Ellen MacArthur, 72% de los envases de plástico no se recuperan: una tercera parte son abandonados en el entorno y un 14% acaban en los hornos de las incineradoras. En resumen, sólo el 2% del plástico que se fabrica vuelve a cerrar el ciclo.

Hablemos del #aguadegrifo

El martes 4 de marzo de 2014, San Francisco se convirtió en la primera ciudad del mundo en prohibir la venta de agua embotellada en lugares públicos. Desde París o Nueva York, a Cádiz, Ciudad Real, Donostia, Pamplona, Córdoba, Gijón, Bilbao… diferentes ciudades españolas han puesto en marcha iniciativas para reducir el consumo de agua embotellada y potenciar el consumo de agua del grifo ( por ejemplo, jarras en los restaurantes que ofrecen el agua gratis, acceso gratuito al agua potable en los centros educativos, lugares públicos y centros de ocio infantil, ó dispensadores en edificios públicos y universidades) Un agua que se somete a controles y analíticas exhaustivas, de manera que el agua que sale del grifo cumple con todos los parámetros que exige la ley.

Por eso, el primer rato del #juevesinplástico es hacernos con una botella rellenable. Materiales como el vidrio, el acero o aluminio te van a permitir seguir consumiendo agua sin tener que consumir plástico. En la actualidad existen botellas reutilizables de diferentes capacidades, materiales y diseños; por lo que no será difícil encontrar una que se adapte a nuestras necesidades. Llévala contigo en el bolso, en la mochila de los hijos o en la cartera. No sólo reducirás el impacto asociado al hábito de beber agua, sino que darás ejemplo de cómo adoptar un hábito de consumo más sostenible.

Y tú, ¿te apuntas a la nueva dieta de 2018?

 *Estimación:  60.207.000.000 millones de productos de plástico / Población España (INE, 01/07/2017): 46.549.045 millones = 1293,4 productos por persona al año

Desde Valencia impulsamos la RSE

CIMAS está formada por un grupo de personas comprometidas con la sostenibilidad, que se anima a apoyar las iniciativas que tienen impacto en nuestra sociedad.

Hace un año, nuestro compañero Jaume Fons participaba en Santiago de Compostela en la tercera edición del RSEncuentro. Allí se dieron cita personas que quieren trabajar por conseguir organizaciones más comprometidas y más respetuosas con el medio ambiente. Todo ello bajo el paraguas de la responsabilidad social.

Gracias a las chicas de In the Move, se compartió y pusieron sobre la mesa ideas nuevas sobre cómo llevar a la práctica el mundo de la RSE. Tres intensos días llenos de descubrimientos, experiencias y talleres participativos. De aquel tercer encuentro, CIMAS cogió el testigo para traer a Valencia el IV RSEncuentro. Y así llegamos hasta hoy.

En esta ciudad pasan muchas cosas y por ello queríamos que un foro como es el RSEncuentro tuviera lugar aquí, para tener un espacio participativo en el que poder debatir sobre cómo generar un territorio más sostenible y socialmente responsable.

Vamos a celebrar la fiesta de la RSE en el Centro de Turismo, un espacio versátil que nos permitirá poner en práctica todo lo que estamos preparando, junto al magnífico jardín del Túria. Además, este año ha sido declarado como Año Internacional para el Turismo Sostenible. Todo ello dibuja un esquema de conceptos vinculados directamente con el territorio, a partir del cual el RSEncuentro ofrecerá diferentes visiones y respuestas a los retos que se plantea la situación actual.

Os animamos a visitar la web del RSEncuentro (www.rsencuentro.com) para conocer el intenso programa que os hemos preparado para esta nueva edición. Hemos diseñado un encuentro lleno de contenidos diversos que creemos servirán de punto de partida para generar ideas y crear propuestas que sirvan para mejorar nuestro entorno. Temas como el turismo, la innovación social, la moda sostenible o la cultura van a tener su espacio en el RSEncuentro.

Queremos daros la bienvenida a Valencia.

El IV RSencuentro ya está aquí y es vuestro. Os esperamos.

El equipo de CIMAS.

¿Qué significan los símbolos en la base de los envases de vidrio?

vidrio

Como consumidores, estamos acostumbrados a encontrar información sobre los productos que adquirimos en las etiquetas que los acompañan.

En el caso de los envases de vidrio, además de la propia etiqueta, el envase en sí a veces nos puede proporcionar información (en este caso, mayoritariamente sobre el envase en sí y no sobre su contenido).

Así, si nos fijamos en la base de los envases y botellas de vidrio, lo primero que llama la atención son una serie de puntos. Estos puntos son un método de trazabilidad para saber el origen del envase y poder asegurar su calidad. Junto con esos puntos, nos podemos encontrar también la capacidad del envase u otras características técnicas, como el grosor. Otros fabricantes incluyen también el año de fabricación, o la identificación del molde que se utilizó.

Por último, es común encontrar una referencia al fabricante del envase, en forma de acrónimo o logo/símbolo. Algunos ejemplos serían:

– BA Glass (*) marca sus envases con BAX, donde X es un número.

– Owens-Illinois (*) señala sus envases con O-I.

– Verallia (*) diferencia sus envases con un hexágono o con “VI” dentro de un cuadrado.

– Vidrala (*) se identifica con una V.

– Vetropack usa como símbolo un trébol de 3 hojas.

– Ardagh Glass incluye en sus envases la letra omega boca arriba, ¿y quizá también las iniciales AG?.

– Santos Barosa utiliza las letras SB.

(*) Fabricante con plantas en España, y asociado a ANFEVI, Asociación Nacional de Fabricantes de Envases de Vidrio.

Hay otras marcas y símbolos que no son tan evidentes. Por ejemplo, ¿nos ayudas con la identificación de los siguientes envases?.

vidrio_2

Más información:

Guía de Owens-Illinois: “How to read a glass bottle?

Sitio web con una recopilación histórica de las marcas en los envases de vidrio: https://www.glassbottlemarks.com

120 estudiantes participan en talleres sobre contaminantes emergentes

Un total de 120 alumnas y alumnos de 2º de ESO del Centro de Egibide Jesús Obrero han participado durante el pasado 23 de marzo en una serie de talleres concienciación sobre los hábitos diarios en el uso de sustancias y contaminación emergente.

Aprovechando la celebración del Día Mundial del Agua, estos talleres han sido impartidos en el marco del proyecto sobre la presencia de contaminantes emergentes en el medio acuático y su problemática asociada. El proyecto ha sido realizado bajo la Red de Entidades Públicas del agua de Euskadi, en la que participa AMVISA.

 El objetivo de estos talleres es que las chicas y chicos que participan reflexionen sobre la cantidad de productos químicos que utilizan diariamente y cómo ello repercute en la generación de sustancias contaminantes. También se pretende que conozcan cómo surgen estos contaminantes, qué efectos tienen una vez han vertido el agua (en sus propias casas) y que reflexionen acerca de los efectos que toda la contaminación acumulada por los hábitos diarios tiene en el medio ambiente.

Previamente a la sesión de trabajo, se coordinó con el centro educativo el incentivar la participación de los estudiantes formulándoles una pregunta cuyo objetivo era generar interés hacia el tema: “¿Quién usa más productos químicos: una fábrica o tú?”. A partir de ahí, en una sesión de trabajo dinámica e impartida tanto en euskera como en castellano de unos 40 minutos de duración, se les invitó a que opinaran sobre cuáles de sus hábitos diarios generaban contaminación. A partir de ese momento, se les hacía ver que el efecto agregado de cada acción individual tiene como resultado la generación de niveles de contaminación significativos. También se les ha explicado cómo las sustancias de nueva creación pueden ser persistentes en el medio acuático, con los problemas que ello conlleva.

A través de dos sencillos experimentos, las chicas y chicos han podido interactuar con las personas encargadas de impartir los talleres, de forma que han sido capaces de integrar de una forma más ágil y dinámica los conceptos.

Además, aprovechando la celebración del día mundial del agua y al hilo de la campaña #Noalimentesalmonstruo se le ha explicado la problemática asociada al uso de las toallitas húmedas y las consecuencias de su vertido a través del inodoro. Cabe aclarar que, afortunadamente, la mayoría de las chicas y chicos que participaban, ya conocían que deben ser desechadas en una papelera y no en el WC; por lo que se ha constatado que las campañas de sensibilización consiguen que los mensajes alcancen a diferentes públicos objetivo.

Concienciar a la juventud acerca de este tipo de cuestiones ambientales supone asumir el reto de formar a personas para que adopten hábitos de consumo más sostenibles en el tiempo (como reducir el número de sustancias en el medio receptor).

Sensibilizar a las personas jóvenes cuando sus comportamientos y hábitos todavía están en proceso hace que puedan integrar los conceptos con mayor facilidad en su vida diaria. El proceso para cambiar los hábitos hacia el medio ambiente es lento y gradual, por lo que tarda generaciones en surtir efecto. Por ello, la mejor manera es enseñar estas costumbres cuando sus comportamientos y hábitos todavía están en proceso de maduración y son más susceptibles a la nueva información que se les puede dar.

Para terminar los talleres, se ha invitado a las chicas y chicos a participar en un concurso fotográfico, con el objetivo de que visualicen a través de imágenes la problemática de los contaminantes emergentes y sus posibles soluciones. Se ha querido contar con herramientas que resultan cercanas para la audiencia objetivo de estos talleres. Por ello, el concurso se podrá seguir en las próximas semanas a través de la cuenta de Instagram de Egibide, votando aquella serie que mejor transmita las ideas desarrolladas en los talleres. En las siguientes imágenes se pueden ver algunos momentos de los talleres impartidos:

TalleresEgibide_1 TalleresEgibide_4 TalleresEgibide_3 TalleresEgibide_2

La RS a debate. Futura Ley de Fomento

RS_imagen

CIMAS forma parte del grupo RSC en Acción,  plataforma valenciana que aglutina empresas, entidades sociales y organizaciones sin ánimo de lucro y que trabaja en red para promover la corresponsabilidad social en la Comunitat Valenciana.

El próximo día 31 de marzo se celebra  en Valencia la Jornada “La RS a Debate. Futura Ley de Fomento Comunitat Valenciana”, una iniciativa co-organizada por el Grupo RSC en Acción de Valencia, la Mesa de RSC de Castellón, la Mesa de Igualdad de Alicante y la Conselleria de Transparencia, Responsabilidad social i Participació de la Generalitat Valenciana.

La jornada pretende invitar a todas las partes interesadas (empresas, ONG, sindicatos, Medios de Comunicación, Universidades, administraciones públicas, etc.) a debatir sobre la promoción de una cultura más responsable y sostenible.

La Responsabilidad Social está viviendo un momento crucial en la Comunitat Valenciana, gracias al impulso que le está dando la Generalitat a través de la redacción de la futura Ley de Fomento de la RS. Sin embargo, para que la gestación de esta Ley y su futura reglamentación integre el valor de la participación de los Grupos de Interés, es imprescindible que todos y todas nos involucremos en un diálogo activo y crítico en el que debatamos sobre las visiones, expectativas y compromisos de cada uno de los agentes sociales.

Por ello, planteamos esta Jornada como un espacio abierto que nos permita conocer más a fondo los contenidos de la futura Ley, así como plantear preguntas, conocer buenas prácticas, realizar propuestas, intercambiar ideas e iniciar sinergias con las que construir conjuntamente la Responsabilidad Social en la Comunitat Valenciana.

Os invitamos a participar, para ello, puedes inscribirte en  https://goo.gl/WzO6E2