Archivo de la etiqueta: empresas

#juevesostenible | Reto 2018: #juevesinplástico

Como cada inicio de año, es el momento de plantearse retos y objetivos nuevos. Hacer más ejercicio, estudiar algún idioma o visitar lugares nuevos figuran entre los objetivos que a todos nos gusta alcanzar. Pero uno suele aparecer en todas las listas: hacer dieta. En este caso, os propongo una dieta diferente. No se trata de modificar los hábitos alimentarios. La dieta de 2018 será una dieta que ayudará no sólo a quien la practica, sino también al resto de personas y, lo que es más importante, al resto del planeta. Te propongo la dieta sin plástico.

¿Por qué poner al plástico a dieta?

Según Seas at risk, las españolas y españoles consumimos 60.207 millones de productos de plástico de un solo uso al año. Eso supone 1293 productos* al año, 3 cada día que sólo utilizaremos una vez, y serán desechados. Las cifras no dejan lugar a la imaginación: consumimos 3.500 millones son botellas de bebida, 207 millones de envases desechables ó 5.000 millones pajitas para bebidas

Otra cuestión que deberíamos plantearnos no es sólo si cuanto consumimos, sino cuánto plástico se produce. Jenna Jambeck, ingeniera medioambiental de la Universidad de Georgia, estudia la problemática asociada a los desechos plásticos.  A través del primer análisis global de todos los plásticos  fabricados y de su destino, se ha concluido que de los 8.300 millones de toneladas que se han producido, 6.300 se han convertido en desechos plásticos. Y el problema añadido es que sólo el 9% han sido reciclados.  La mayor parte, el 79%, se está acumulando en vertederos o deteriorándose en entornos naturales como basura. O lo que es lo mismo: en algún momento, gran parte de estos desechos acaba en mares y océanos, el «sumidero final».

Si las tendencias actuales persisten, para 2050 habrá 12 millones de toneladas de plástico en los vertederos. Esta cantidad equivale a 35.000 veces el peso del Empire State.

 ¿Por qué este reto?

Por eso, si hay que para empezar este 2018 con un reto, propongo que éste sea el de los #juevesinplástico. Cada primer jueves de mes, en la sección del programa #LasDoce, en Mediteradio FM, centraremos el tema del debate en torno al plástico, para crear conciencia sobre cuánto consumimos y aportar ideas fáciles y realizables para reducir  minimizar el consumo de plástico.

Alrededor de este hastag, #juevesinplástico, tendremos ocasión de hablar de cuestiones relacionadas como son los microplásticos, SDDR, hábitos y modelos de consumo, economía circular…. Todo desde una perspectiva cercana, para que todas las personas aprendan cómo podemos cambiar nuestro impacto en el entorno. En definitiva, se trata de ser conscientes que nuestros hábitos diarios de consumo, higiene, limpieza… tienen un impacto sobre el medio y podemos reducirlo con gestos cotidianos.

 ¿Por dónde empezar?

Un  gesto diario que todas y todos realizamos es beber agua. Dependiendo de la zona del país en la que nos encontremos, es más habitual consumirla directamente del grifo o comprarla embotellada. Según las estadísticas, cada persona en España consume casi 61 litros por persona y año. En total, de abril de 2016 a mayo de 2017, la compra ha aumentado en un 4.2% superando los 2.600 millones de litros, por valor de casi 560 millones de euros, respecto al periodo anual anterior.

Desde el punto de vista económico,  por el precio de una garrafa de 5 litros en cualquier supermercado (considerando un precio medio de entre 1 y 1,87 euros) obtendremos en el grifo de casa una cantidad de, aproximadamente, unos 1.000 litros. Y todo ello sin desplazarnos, cargar peso o desechar plástico.

Además de las emisiones asociadas al transporte y centrándonos en el material, según la Fundación Ellen MacArthur, 72% de los envases de plástico no se recuperan: una tercera parte son abandonados en el entorno y un 14% acaban en los hornos de las incineradoras. En resumen, sólo el 2% del plástico que se fabrica vuelve a cerrar el ciclo.

Hablemos del #aguadegrifo

El martes 4 de marzo de 2014, San Francisco se convirtió en la primera ciudad del mundo en prohibir la venta de agua embotellada en lugares públicos. Desde París o Nueva York, a Cádiz, Ciudad Real, Donostia, Pamplona, Córdoba, Gijón, Bilbao… diferentes ciudades españolas han puesto en marcha iniciativas para reducir el consumo de agua embotellada y potenciar el consumo de agua del grifo ( por ejemplo, jarras en los restaurantes que ofrecen el agua gratis, acceso gratuito al agua potable en los centros educativos, lugares públicos y centros de ocio infantil, ó dispensadores en edificios públicos y universidades) Un agua que se somete a controles y analíticas exhaustivas, de manera que el agua que sale del grifo cumple con todos los parámetros que exige la ley.

Por eso, el primer rato del #juevesinplástico es hacernos con una botella rellenable. Materiales como el vidrio, el acero o aluminio te van a permitir seguir consumiendo agua sin tener que consumir plástico. En la actualidad existen botellas reutilizables de diferentes capacidades, materiales y diseños; por lo que no será difícil encontrar una que se adapte a nuestras necesidades. Llévala contigo en el bolso, en la mochila de los hijos o en la cartera. No sólo reducirás el impacto asociado al hábito de beber agua, sino que darás ejemplo de cómo adoptar un hábito de consumo más sostenible.

Y tú, ¿te apuntas a la nueva dieta de 2018?

 *Estimación:  60.207.000.000 millones de productos de plástico / Población España (INE, 01/07/2017): 46.549.045 millones = 1293,4 productos por persona al año

responsabilidad-social

La importancia de la comunicación en estrategias de responsabilidad social

La Unión Europea define  la responsabilidad social de las empresas (RSE) como la “integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus stakeholders (grupos de interés) “. Para lograrlo,  resulta básica la comunicación de las estrategias de responsabilidad social y así poder conseguir un mayor éxito.

Como la gestión empresarial implica a muchos grupos de interés (empleados, proveedores, clientes, órganos de gestión y dirección, medios de comunicación, administración pública, colaboradores, sociedad , el entorno natural etc.) hace necesario que entre se cumplan unos requisitos mínimos de ética y diálogo.

Estos requisitostienen mucho que ver con la  propia comunicación entre las organizaciones, la cuale se debe gestionar de forma integral y transversal para conseguir mejores resultados.

Está claro, y así lo demuestra nuestra experiencia, que una buena comunicación facilita la transparencia en las organizaciones comprometidas con la RSE, añadiendo valor a su compromiso. Sin duda, la comunicación es una de las mejores aliadas para lograr la confianza de nuestros grupos de interés y, por tanto, de la sociedad en general.

 

responsabilidad-social

La Responsabilidad Social en las Startups

Como hemos dicho en anteriores entradas de este blog el concepto de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) hace referencia al entendimiento de una empresa, de su impacto a nivel global y el intento de ser responsable con el entorno y la sociedad.

Cuando usamos este término siempre nos hemos hecho eco de empresas e instituciones. Sin embargo, en la actualidad existen infinidad de formas diferentes de hacer negocios. Una de ellas son las conocidas como Startups. Por tanto, ¿ también deben aplicar estrategias de Responsabilidad Social?

Cabe decir que a día de hoy, parece imposible poder separar las acciones de una empresa y la imagen que proyecta a sus diferentes stakeholders (grupos de interés: clientes, proveedores, administración pública, colaboradores, ciudadanía en general,…). Por tanto, hay que tener en cuenta que la Responsabilidad Social Corporativa no se basa en hacer un lavado en la imagen de marca, sino que consiste en que todos los valores de la empresa sigan un mismo patrón en cuanto medio ambiente, sociedad y empresa.

Desde Cimas consideramos que para que tenga éxito la Responsabilidad Social, está tiene que estar perfectamente integrada en la estrategia empresarial. Otro aspecto a tener muy en cuenta es el término éxito, ya que éste estará ligado a la consecución de metas en términos sociales y no meramente económicos.

Por tanto, en el caso de muchas Startups cuyos productos se han diseñado y fabricado teniendo en cuenta su impacto ambiental, por lo que este supone una gran oportunidad para mejorar el medio ambiente y la vida de las personas a través de una estrategia de Responsabilidad Social.

 

ecologismo

¿Qué es la huella ecológica?

La huella ecológica o huella ambiental es un indicador que mide el impacto medioambiental de nuestra demanda de recursos naturales en base al “stock” de estos y conforme a un sector en concreto. Es decir, es una manera de tener en cuenta la presión en el medio ambiente ejercida por una actividad, cuantificando los aspectos ambientales generados en el ciclo de vida y valorando la afección que causan sobre el medio receptor.

Ante la falta de estándares internacionales, la Unión Europea ha publicado recientemente sus propias guías para el cálculo de la Huella Ambiental en organizaciones y productos.

Desde CIMAS, nos encanta comprobar que cada vez son más las  empresas que se preocupan por saber su huella ecológica y así, buscar la mejora continua en su desempeño ambiental. Un ejemplo de ellos es la recientemente publicada Huella Ambiental de Endesa, que incluye el negocio de generación térmica e hidráulica y los negocios de distribución eléctrica, minería, terminales portuarias y oficinas.. El valor de la huella ambiental de cada instalación o de cada negocio en la suma de sus “subhuellas”: atmosférica, de carbono, de residuos, de flora y fauna, hídrica, de consumo de recursos y de ruido. La suma de las subhuellas de todos los negocios considerados da como resultado la Huella Ambiental de la compañía.

Sin embargo, aún queda mucho por mejorar. Y el cálculo de este tipo de indicadores integrales es el camino, para poder comparar resultados y medir los esfuerzos de cara al consumidor.

economia-circular

Beneficios de una economía más circular

Vivimos en una sociedad plenamente consumista en la que producir, usar y tirar ha sido el modo operante a lo largo de mucho tiempo. Sin embargo, en la actualidad, este sistema está cayendo por su propio peso. Estamos por tanto, ante la oportunidad de hacer las cosas de una manera diferente. Una de las vías para ese cambio es lo que se conoce como economía circular.

La economía circular es un concepto económico que se incluye en el marco del desarrollo sostenible. Se trata de implementar una nueva economía no lineal, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

Este nuevo sistema se sostiene a partir de las tres “erres” (reducir, reusar y reciclar). El objetivo que se busca es que tanto las empresas como los particulares intenten aprovechar al máximo los recursos existentes en el flujo económico. Por tanto, la economía circular presenta una serie de beneficios que vamos a resumir a continuación:

  • Se minimizan los os impactos ambientales.
  • Las empresas reducen costes y se vuelven más competitivas.
  • Mejor capacidad para sobreponerse a situaciones de crisis económicas como la actual.
  • Los puestos de trabajo se generan a nivel local y son de mayor calidad.
  • Un aumento de puestos de trabajo en el sector de la manufacturación y la “economía verde”.
compostaje

Las ventajas del compostaje

Desde 1950 la población ha crecido desde los 2.500 millones de habitantes a los más de 7.000 millones actuales. Esto supone que tanto por recursos como por materias primas existan problemas en  términos de sostenibilidad. Por ese motivo, es el momento de poner las cartas sobre la mesa y buscar alternativas. Una de ellas es el compostaje.

Tanto las empresas e instituciones generan grandes cantidades de residuos urbanos y asimilables. Una de las formas para sacarle más partido a estos residuos es mediante el compostaje de la fracción orgánica, que es la mayor fracción, por encima del 40% del total. Es necesario previamente establecer fórmulas para la recogida separada y la logística de retirada.

El compost tiene grandes ventajas las cuales vamos a enumerar a continuación:

  • Se cierra el ciclo de la materia orgánica y no necesariamente en el propio entorno donde se genera el residuo.
  • Se reciclan recursos naturales que son cada vez más indispensables.
  • El compost se puede utilizar en la fabricación de sustratos y enmiendas del suelo, que son productos con gran demanda en muchas zonas.
  • Se reducen los residuos  urbanos que se destinan a vertederos y las emisiones que afectan al cambio climático.
  • La tierra aumenta la productividad sin químicos, lo que evita problemas de contaminación.
  • Supone un ahorro para los ayuntamientos en el gasto de recogida y gestión de los residuos urbanos.

Por último, no podemos olvidar que gran parte de los residuos que se generan en el planeta son de origen orgánico. Por eso el compostaje aún adquiere mayor importancia.