¿Por qué algunos municipios de Euskadi, principalmente de Gipuzkoa, se han posicionado como líderes europeos en recogida selectiva?

Los resultados de recogida selectiva en Euskadi hace 15 años hacían difícil presagiar que se fueran a conseguir mejoras importantes en el corto plazo. Sin embargo, las ganas de mejorar resultados de algunos municipios y mancomunidades de Gipuzkoa hicieron que se analizaran opciones para mejorar resultados. Gracias a ello se han realizado cambios en los sistemas de recogida. Con los nuevos sistemas de recogida muchos municipios han llegado a recoger selectivamente más del 75% de los residuos urbanos y en algunos casos hasta más del 85%[1]. Analizamos a continuación qué sistemas han funcionado.

Los sistemas de recogida que han conseguido mejores resultados son básicamente las recogidas puerta a puerta y los sistemas de contenedores con apertura personalizada. También se han conseguido buenos resultados con contenedores de quita y pon, pero este sistema solo se ha implantado en un municipio (como sistema general de recogida, sí que hay otras recogidas de quita y pon para zonas concretas o para generadores concretos). 

Uno de los denominadores comunes de los sistemas de éxito es la personalización de la recogida, esto es, el poder identificar, en mayor o menor medida, al quien deposita la fracción resto y los biorresiduos. Gipuzkoa es el territorio en el que están generalizadas este tipo de recogidas. En municipios de Bizkaia y Álava, así como en Navarra, comienza a haber también tímidamente experiencias en este sentido.

Como no podría ser de otra forma, estos sistemas de recogida requieren de importantes campañas de sensibilización. Una de las claves de estos sistemas es que las campañas alcancen a todas las familias y no sean simplemente otro folleto que llega a casa y se deshecha sin leer. Para abrir el contenedor, también el de la fracción resto, hace falta una tarjeta (y para los sistemas puerta a puerta hace falta recoger un cubo). Esto permite que un educador ambiental interactúe con cada usuario y de esta forma las campañas sean más efectivas.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que es habitual que haya un seguimiento de las recogidas. Se analizan los impropios en cada tipo de recogida o si hay bolsas en el suelo y se agradece a las personas que están separando bien los residuos, incidiendo en aquellos aspectos a mejorar. Antes, las personas que no separaban en casa sus residuos tenían la certeza de que nadie les diría nada. Con estos sistemas nuevos, si no separan bien los residuos, pueden avisar a la comunidad de que no se están separando bien los residuos. También se puede recibir alguna carta personalizada ofreciendo información y destacando aspectos a mejorar. En casos puntuales, incluso, se puede llegar a imponer alguna multa. Puede parecer novedoso, pero es equivalente al control que se realiza en otros ámbitos de la vida cotidiana como pueden ser los radares de velocidad en las carreteras, las inspecciones de las calderas en las viviendas o las inspecciones de hacienda.

¿Qué beneficios aportan estos nuevos sistemas de recogida de residuos?

Estos sistemas muestran una generación de la fracción resto 2 o 3 veces menor que en los sistemas personalizados. La materia orgánica y los envases ligeros pueden llegar a duplicarse en los sistemas personalizados, aumentando en la mayoría de los casos al menos un 75% las cantidades recogidas de estas fracciones. Las variaciones en las recogidas de papel-cartón y de vidrio son menos significativas entre los sistemas voluntarios y personalizados[1]

Estas mejoras suponen que las fracciones de residuos más baratas de gestionar (o que generan ingresos) aumenten y las fracciones más caras de gestionar (como la fracción resto) disminuyan. Asimismo, estos sistemas permiten racionalizar las frecuencias de recogida, disminuyendo la frecuencia de recogida de la fracción resto.

Con los resultados de recogida obtenidos por estos sistemas y con las plantas actuales de reciclaje se podría cumplir ya los objetivos de reciclaje establecidos por la directiva marco de residuos Directiva 2008/98/CE (modificada en 2018 con objetivos de reciclaje del 65% para el año 2035). Para ellos, ya se cuenta con un adecuado parque de plantas de reciclaje, aunque algunas fracciones de recogida selectiva en determinados territorios pueden requerir un aumento en su capacidad de tratamiento.

En resumen, los esfuerzos de muchos municipios y mancomunidades han permitido conocer qué sistemas de recogida funcionan. También qué aspectos hay que tener en cuenta para conseguir buenos resultados. La innovación en los sistemas de recogida ya está realizada y testada en un entorno social cercano, no son sistemas del “norte de Europa” no trasladables a Euskadi. ¿Nos va a costar más tiempo trasladar la innovación a los municipios con peores resultados que lo que ha costado el crear la propia innovación?


¿Quieres conocer más datos sobre los sistemas de recogida? Más información en la presentación de Cimas realizadas en el marco de la jornada “PSICOLOGÍA AMBIENTAL: Herramienta clave para una efectiva concienciación ambiental”,  la titulada “Sistemas de recogida de residuos urbanos exitosos en la CAPV”. ¡El resto de presentaciones de la jornada son también muy recomendables!

https://www.ihobe.eus/agenda/psicologia-ambiental-herramienta-clave-para-una-efectiva-concienciacion-ambiental-2


[1] https://www.gipuzkoa.eus/es/web/ingurumena/residuos-urbanos/observatorio/datos-gestion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Let's talk

If you want to get a free consultation without any obligations, fill in the form below and we'll get in touch with you.
[contact-form-7 404 "No encontrado"]