Lanzada la edición 2019/2020 de los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa

La Comisión Europea lanza una nueva convocatoria de los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa. Todas las empresas de la Comunidad Autónoma del País Vasco pueden optar a estos galardones cuyo plazo de presentación de candidaturas concluirá el próximo 12 noviembre de 2019.

Imagen de Stoica Ionela en Unsplash

Los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa, convocados por la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, fueron creados en 1987 con motivo de la celebración del Año Mundial del Medio Ambiente. Estos galardones reconocen a aquellas empresas que combinan con éxito la viabilidad económica de sus negocios con la protección del medio ambiente. Y lo hacen introduciendo eco innovaciones en la gestión, en los procesos, en los productos o servicios que ofertan, en la cooperación empresarial o combinando negocio y biodiversidad.

El Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco ( a través de su Sociedad Pública IHOBE) es, desde 2001, la entidad encargada de gestionar la sección País Vasco de los Premios en coordinación con la Fundación Biodiversidad, entidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. El Ministerio gestiona la sección española desde 2013, de modo que las empresas candidatas con sede en el País Vasco tiene la oportunidad de ser premiadas en el ámbito vasco, español y europeo.

La edición 2019/2020 se organiza en torno a las siguientes categorías que resaltan aspectos innovadores de la gestión empresarial:

  1.  Gestión
  2. Producto y/o servicio
  3.  Proceso
  4. Cooperación internacional para el desarrollo sostenible
  5. Empresa y Biodiversidad

Dentro de cada categoría serán galardonados de forma independiente Micro y Pequeñas empresas y Medianas y Grandes empresas.

En el caso de las candidaturas de empresas del País Vasco, podrán optar a la categoría especial “Economía Circular” cuyo único ganador será seleccionado entre las empresas que apliquen a cualquiera de las cinco categorías. Por lo tanto, una misma empresa puede ser galardonada varias veces.

Pueden participar aquellas empresas que tengan domicilio fiscal y desarrollen su actividad principal en la CAPV.

Las empresas públicas, organizaciones no gubernamentales (ONGs), instituciones y otras entidades sin ánimo de lucro sólo pueden participar como socio de una empresa en la categoría 4, de Cooperación internacional para el desarrollo sostenible. En este caso, será la empresa quien oficialmente presente la candidatura a los premios.

 

En la edición anterior 2017/2018 las empresas vascas A&B Laboratorios de Biotecnología  y Ekonek resultaron premiadas en la Sección Europea. La ceremonia de entrega de los premios tuvo lugar en Viena, Austria, el 14 de noviembre de 2018. En aquella ocasión, donde la Comisión Europea reconoció los dos modelos de negocio innovadores y sostenibles impulsados por estas dos empresas. Se puso así en valor así el compromiso y la apuesta por la sostenibilidad medioambiental a través de la ecoinnovación de ambas compañías.

Las candidaturas deberán presentarse antes del 12 de noviembre de 2019 a las 13:59 horas cumplimentando el formulario de solicitud oficial, que puede descargarse de la página web www.ihobe.eus. En este mismo link, se puede acceder a información de anteriores convocatorias y proyectos premiados.

Todas las dudas relativas a la edición 2019/2020 de los Premios Europeos de Medio Ambiente a la Empresa-Sección País Vasco se deberán formular por escrito a través de correo electrónico en la dirección de email premioseuropeos@ihobe.eus.

Toda la información y los documentos oficiales pueden obtenerse en la página web de la sociedad pública Ihobe www.ihobe.eus. La página oficial de los Premios en el ámbito estatal es: www.fundacion-biodiversidad.es. La página oficial de los Premios en Europa es: http://ec.europa.eu/environment/awards/index.html.

IHOBE prestará asistencia a las empresas vascas interesadas en presentar su candidatura a los Premios con el apoyo de las consultoras CIMAS e IK Ingeniería.

Crónica de la jornada “Contaminantes emergentes, la amenaza fantasma: un nuevo reto para el sector del agua”

El pasado 17 de septiembre se celebró en Donostia la jornada: “Contaminantes emergentes, la amenaza fantasma: Un nuevo reto para el sector del agua”. La jornada fue organizada por Aclima en el marco del proyecto “Hábitos ciudadanos y contaminantes emergentes”.

En total, más de 140 personas asistieron a la jornada donde conocimos de primera mano cuál es el estado de esta situación en materia de contaminantes de preocupación emergente, la normativa vigente y qué novedades propone el sector para su gestión. Se abordaron tanto el punto de vista de la gestión pública, las aportaciones de las empresas privadas, así como las necesidades en materia de comunicación y educación ambiental.

La sesión comenzó con un enfoque europeo y estatal del problema. Intervino Alejandro de la Sota, miembro del Comité de EurEau (The European Federationof National Water Services) y, a continuación, Alejandra Puig, Jefe de Área de Control y Vigilancia de la Calidad de las Aguas de la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica.

Desde EurEau se apuntan 10 aspectos clave para el sector que deberán ser gestionados en la próxima década y que, si bien se marcan desde una perspectiva europea, serán implementados también desde una perspectiva local y regional:

  1. La protección del agua como recurso, tanto en masas superficiales como las aguas subterráneas.
  2. Configurar una estrategia para reducir la presencia de microcontaminantes en el medio.
  3. Incrementar el conocimiento público acerca del sector del agua.
  4. Actuar frente al creciente impacto del cambio climático sobre el agua.
  5. Posicionar al agua y su valor en el conjunto de la economía circular.
  6. Incrementar la eficiencia del sector del agua.
  7. Fomento del crecimiento económicos sostenible y la creación de empleo.
  8. Fijar un precio justo para los servicios del agua.
  9. Gestionar el valor a largo plazo en un entorno ambiental cambiante.
  10. Fortalecer la resiliencia de los servicios del agua para gestionar riesgos.

Desde el marco estatal, Alejandra Puig desgranó el detalle de la presencia de sustancias procedentes de compuestos médicos y sanitarios en las masas de agua superficiales; analizando con detalle cómo poder hacer frente a estos contaminantes. Las claves marcadas en su intervención apuntan a la necesidad de una mayor sensibilización por parte de la ciudadanía y los diferentes agentes que generan la contaminación, la fluida comunicación entre todos los agentes que intervienen en la cadena de valor de la gestión y análisis de aguas, y una necesaria colaboración para alcanzar los objetivos en materia de calidad de aguas.

Desde el enfoque de prevención,  Aclima y con el apoyo de Cimas, Mikel Ibarra y nuestra compañera Miren Arretxe presentaron el proyecto “Hábitos ciudadanos y contaminantes emergentes”. Creado en 2016, el proyecto nace con el objetivo de concienciar a la ciudadanía sobre la contaminación por sustancias y productos emergentes tanto en los sistemas de saneamiento como en la calidad de las aguas de la CAPV, en cuyo origen, juegan un papel fundamental los hábitos de uso de productos y sustancias en el ámbito doméstico. En concreto, se expusieron los principales resultados en los ámbitos de trabajo que se centraron en la contratación pública, la sensibilización y educación ambiental y el sector sanitario.

Nuestra compañera Miren Arretxe durante su intervención en la jornada sobre Contaminantes Emergentes.

Referente a este último sector, la clínica IMQ Zorrotzaurre estuvo representada a través de Isabel Urrutia, responsable de calidad, innovación y seguridad del paciente. Isabel expuso las líneas generales de su participación en el marco del proyecto, los procesos que se analizaron y los resultados obtenidos. Se abordó una perspectiva centrada en algunos de los procesos que utilizan productos que podrían contener contaminantes emergentes, así como las posibles alternativas de gestión y/o sustitución que minimice la presencia de esos contaminantes en los procesos de la actividad

En materia de captación, el Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia presentó la experiencia piloto de la planta de Etxebarri. Santos Paunero, responsable de unidad de innovación del consorcio, expuso los resultados obtenidos en la planta y cómo la combinación de diferentes tratamientos y configuraciones de operación ha permitido la reducción y eliminación de algunos contaminantes presentes en la lista de observación de la UE.

Para abordar las novedades en materia de tratamiento, la jornada contó con la aportación del clúster danés CLEAN, quien apuntó las principales líneas de la estrategia danesa para el control de aguas residuales y el tratamiento avanzado a gran escala. Desde la perspectiva privada, Veolia presentó un tratamiento innovador y los resultados obtenidos para la eliminación de microcontaminantes en aguas residuales.

Las dos mesas de personas expertas se centraron, por una parte, en los retos del sector de la gestión del agua y cómo abordarlos desde una perspectiva integrada. Y, por otra parte, en cómo la innovación puede contribuir a la reducción y prevención de generación de sustancias contaminantes y su posterior tratamiento.

La primera mesa estuvo guiada por Rafael Marín  Miembro de la Comisión Segunda de AEAS (Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento) y participaron José Ángel Ercilla, Director Gerente Aguas de Añarbe; Pedro María Barreiro, Director General del Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia; Ángel Llamazares, Gerente de Aguas Municipales de Vitoria, Amvisa y Leire Zubitur, Gerente de servicios de Txingudi.

La segunda de las mesas planteó una visión con vocación innovadora y centrada en las líneas prioritarias de investigación y nuevas metodologías de evaluación. Fue moderada por María Pascual de Zulueta, Directora General de Basque Cluster Health; y contó con la participación de Garbiñe Manterola (Ceit-IK4),Ionan Marigómez (PIE), Joana Larreta (AZTI) y Jose Medina (Tekniker).

La clausura de la jornada corrió a cargo de Fernando Morcillo, presidente de AEAS y Olga Martín Directora General de Aclima.


ACERCA DEL PROYECTO “HÁBITOS CIUDADANOS Y CONTAMINANTES EMERGENTES”

Desde CIMAS hemos asistido a ACLIMA como secretaría técnica del proyecto. El planteamiento inicial es asumir que el conjunto de la ciudadanía también contamina, por lo que es necesario generar un mayor conocimiento sobre cómo estudiar y gestionar la contaminación que todos generamos diariamente; así como qué sustancias nuevas constituyen dicha ‘contaminación emergente’.

Con este proyecto se ha pretendido afrontar, desde una perspectiva integrada, el reto de la ‘contaminación difusa en las cuencas urbanas’, es decir, aquellos vertidos incontrolados que se originan en los hogares y en el sector terciario de las áreas urbanas y que tienen una afección directa en los sistemas de saneamiento y tratamiento de aguas y en la calidad del vertido al medio receptor. En particular, el proyecto ha puesto en marcha tres acciones demostrativas centradas en tres colectivos específicos.

  • Contratación responsable: condiciones en materia de uso de sustancias en servicios competencia de las entidades públicas
  • Educación: desarrollar acciones de sensibilización y educación ambiental en materia de sustancias y contaminantes emergentes
  • Sanidad: diseño de un proyecto concreto sobre la relevancia de los contaminantes emergentes en el sector sanitario

El proyecto “Hábitos ciudadanos y contaminantes emergentes” ha sido posible gracias a la coordinación de Aclima, el Cluster Vasco de Medio Ambiente y el apoyo de las entidades públicas de Agua de Euskadi: la Agencia Vasca del agua (URA), el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, Aguas Municipales de Vitoria (AMVISA), Aguas del Añarbe, Consorcio de Aguas de la Rioja Alavesa, Consorcio de Aguas de Busturialdea, Kantauriko Urkidetza y Servicios de Txingudi.


Entre otros, desde CIMAS generamos proyectos que ayudan a la transferencia e impulso del conocimiento y a la toma de conciencia y la educación ambiental en diferentes ámbitos sectoriales, tanto públicos como privados.

Parte del equipo Cimas estuvo presente en la jornada. De izquierda a derecha, Miren Arretxe, Begoña Vallejo, Joseba Larrea y Jaime Fons.

 

¡La Semana Europea de la Prevención de Residuos nos invita a pasar a la acción!

Un año más, IHOBE deposita su confianza en CIMAS para asistirle en la coordinación de la Semana Europea de la Prevención de Residuos (en inglés “European Week for Waste Reduction” – EWWR). La semana busca hacer un llamamiento para que todas las organizaciones europeas se sumen a favor del medio ambiente. Entidades públicas, organizaciones privadas y la sociedad civil pueden sumarse con sus acciones.

Su objetivo es promover e implantar, a lo largo de una semana, acciones sobre recursos sostenibles y gestión de residuos (prevención, reciclaje, reutilización…). Cada año se elige una temática concreta, sobre la que enfocar los esfuerzos, independientemente de que se pueden presentar iniciativas fuera de este ámbito. Este año tiene por objetivo la educación y la comunicación para la prevención de los residuos.

Por ello, si tu organización desarrolla alguna acción en relación a las temáticas anteriores, regístrate y pasa a la acción. En la convocatoria del año 2018, dos de los proyectos vascos presentados llegaron a la final logrando el reconocimiento a nivel europeo. Por un lado, la iniciativa “Del Mar a la Mesa” de la Diputación Foral de Gipuzkoa resultó finalista en la categoría de “Administraciones y autoridades públicas” y la Clínica IMQ Zorrotzaurre resultó ganador en la categoría de “Empresas e Industria”, con el Proyecto “Contaminantes emergentes, ¿y si no esperamos a que estén aquí?”.

¿Cuándo se celebra? Del 16 al 24 de noviembre de 2019.

¿Cómo lo hago? Para participar puedes inscribirte directamente en la web de la EWWR (www.ewwr.eu) o a través del Órgano de Coordinación de Residuos Urbanos (OCRU) (ocru@ihobe.eus). Este último, únicamente disponible para aquellas iniciativas que vayan a ser desarrolladas dentro del País Vasco.

¿Qué puedo hacer? Te facilitamos numerosos recursos que te servirán de inspiración a la hora de actuar:

¡Puedes ganar un reconocimiento! Recuerda que las acciones más destacadas de las ediciones de la Semana Europea de la Prevención de Residuos son reconocidas cada año a nivel europeo.

Anímate y presenta tu acción. Si tienes cualquier duda o no sabes cómo hacerlo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

www.cimas.es // cimas@cimas.es

CIMAS participa en los cursos de verano de la Universidad de Cantabria como redactor de la Estrategia de recogida de biorresiduos a implantar en esta Comunidad

La localidad de Suances acogió los días 11 y 12 de julio la jornada   ‘Soluciones para el aprovechamiento de biorresiduos’, dentro de las actividades culturales organizadas en los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria, en colaboración con la Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno regional.

La jornada, fue inaugurada por el Director General de la  sociedad Medio Ambiente, Agua, Residuos y Energía (MARE), Felipe Lavín Gutiérrez y trató asuntos como el despilfarro de alimentos, con ponencias sobre la Estrategia de Cantabria 2019-2022, a cargo de Marta Torre, de la Dirección General de Política Social; la campaña de sensibilización para reducir este despilfarro, por Delia Humada, de MARE; y las actuaciones de organizaciones sociales en esta materia, a cargo de Marcela Calle, voluntaria del Banco de Alimentos de Cantabria.

En la primera ponencia también se abordó el contenido de la “Estrategia de recogida de biorresiduos de Cantabria”, a cargo de Ignacio de las Cuevas, de MARE; y Cristina Gil, de CIMAS, Innovación y Medio Ambiente S.L.L.

Actualmente, CIMAS se encuentra inmersa en la redacción de dicha estrategia. Cuenta para ello con la colaboración de COMAV, EKOIURE y CIUDADANO KANE COMUNICACIÓN.

¿CONOCES AL MONSTRUO INVISIBLE?

Hoy en día son muchos los medios de comunicación y las noticias que nos alertan sobre la existencia de contaminación y la presencia de contaminantes en nuestros pueblos y ciudades, pero ¿Qué son los contaminantes?

Son sustancias que se encuentran en un medio al cual no pertenecen, o que se encuentran a niveles que pueden causar efectos (adversos) para la salud o para el medio ambiente, y son los principales agentes de lo que conocemos como contaminación.

Puede decirse, por tanto, que vamos a encontrar contaminantes de diferente tipo:

  • Sustancias naturales que han aumentado su concentración en algunas regiones debido a la actividad humana y que causan daños ambientales, como por ejemplo el CO2.
  • Sustancias químicas artificiales o naturales que los seres humanos hemos ido “creando” y “fabricando” a lo largo de los años y que, lamentablemente, han acabado en lugares en los que esa sustancia no existe por naturaleza.

Muchos de los contaminantes que conocemos están regulados. Existen Leyes que restringen, limitan e, incluso, prohíben el uso de ciertas sustancias con el objetivo de proteger a nuestra salud y al medio ambiente de las consecuencias de la aparición de estos contaminantes. Pero existen sustancias (nuevas, o no) que todavía no están reguladas.

Estas sustancias son las conocidas como Contaminantes Emergentes; sustancias cuya presencia en el medio no es necesariamente nueva, pero sí la preocupación por sus posibles consecuencias sobre la salud y el entorno.

Se trata de elementos sin ningún tipo de regulación, ya que sus efectos son desconocidos y/o no existen estudios que demuestren su peligrosidad.

La polución por Contaminantes Emergentes tiene orígenes muy diversos, desde residuos procedentes de procesos industriales, hasta los desechos domésticos de ciudades y pueblos.

Algunos de los productos que más utilizamos a diario en nuestros hogares son una fuente de contaminación. En su mayor parte, esta contaminación no es observada ni es visible, y sólo se advierte su presencia cuando se observan impactos en el medioambiente como la muerte de algunos peces o insectos, por ejemplo. Es por ello por lo que esta problemática puede recibir el nombre del “MONSTRUO INVISIBLE”.

Desde ACLIMA junto con la Red de Consorcios y Entidades del Agua del País Vasco se está llevando a cabo diferentes proyectos para VISIBILIZAR este problema a la ciudadanía y en particular a los centros escolares que quieran formar parte de este maravilloso proyecto: NO ALIMENTES AL MONSTRUO.

Día Mundial del Agua | World Water Day

Como cada 22 de marzo, celebramos el Día Mundial del Agua con el objetivo de tomar conciencia acerca de la importancia de este recursos y la necesidad de llevar a cabo una gestión sostenible de los recursos hídricos.

Fue en 1992 cuando la Asamblea General de Naciones Unidas acordó celebrar cada 22 de marzo el día Mundial del Agua. Desde entonces, se invita a los diferentes Estados a celebrar actividades concretas que fomenten la conciencia publica en torno a la necesidad de una buena gestión del agua durante este día, poniendo “sobre la mesa” las problemáticas relacionadas con las actuales malas prácticas y hábitos que tanto están perjudicando a este recurso (contaminación, sequías, deforestación, etc.)

El lema de 2017: Naturaleza para el agua | Nature for water

ONU-Agua es la entidad que se encarga, anualmente, de coordinar el trabajo de la Organización sobre el agua y el saneamiento, estableciendo un tema correspondiente a un desafío actual o futuro. Este año, se ha escogido como lema principal Nature for Water” / “Naturaleza para el agua” que nos invita a fijarnos en la naturaleza para buscar soluciones a los retos y problemáticas a las que nos enfrentamos hoy en día.

Así, se pretende fomentar la protección de los ecosistemas y recursos naturales como los humedales y/o los bosques que juegan un papel imprescindible manteniendo el equilibrio del ciclo del agua, haciéndonos ver que cuando descuidamos nuestro entorno, generamos cambios que dificultan el acceso a los recursos hídricos que tan necesarios son para la vida.

Cabe señalar que los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) también contemplan la necesidad de garantizar la disponibilidad de agua limpia y saneamiento (objetivo 6), reduciendo la cantidad de agua que se malgasta y aumentando su reciclaje. De esta manera, podemos darnos cuenta de que el agua y su disponibilidad son aspectos de vital importancia para el desarrollo de las comunidades y que están muy presentes en el mundo de la sostenibilidad.

En CIMAS apostamos por la protección del medioambiente, participando en proyectos que promueven prácticas empresariales y personales en sintonía con la naturaleza. Ayudamos a las instituciones públicas y privadas a fomentar el cuidado y reciclaje del agua, colaborando con sectores como la gestión de residuos, la industria y la educación ambiental. Este trabajo lo realizamos con el convencimiento de que un desarrollo sostenible pasa por trabajar en armonía con los recursos naturales y apostando por una buena gestión del agua.

Conoce más sobre nuestros proyectos en www.cimas.es

CIMAS forma a los operarios del Punto Limpio de Puente La Reina (Navarra)

El pasado martes 23 de enero fue inaugurado el Punto Limpio de Puente La Reina/Gares (Navarra). En el acto participaron la consejera de desarrollo rural, medio ambiente y administración local, Isabel Elizalde, junto con el alcalde de Puente la Reina/Gares, Oihan Mendo; la presidenta de la Mancomunidad de Valdizarbe, Sabina García; y el gerente del Consorcio de residuos de Navarra, Iñaki Urrizalki.

La instalación dará servicio a las 11.000 personas que integran los municipios de la mancomunidad y ha sido financiado por el Gobierno de Navarra, el Consorcio de Residuos y el MAPAMA (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente).

La Mancomunidad ha confiado en CIMAS para formar y acompañar a los operarios que atenderán la instalación. La formación impartida se ha orientado a tratar de obtener el mayor nivel de adecuación entre las capacidades individuales de cada uno de ellos y los requerimientos de los puestos de trabajo. El fin último era el de satisfacer las demandas actuales y tratar de prestar un mejor servicio a la ciudadanía.

El contenido formativo ha estado compuesto por una parte teórica y una parte práctica, abarcándose con ambas las diferentes tareas a desarrollar por los operarios en el Punto. Entre otras, las siguientes: recepción y atención de usuarios, manipulación y almacenamiento de residuos, procedimientos de registros de datos, mantenimiento y limpieza, etc.  La parte práctica fue impartida en la propia instalación del Punto Limpio, en la que se asesoró sobre la mejor forma de ubicar, manipular y almacenar los residuos a recepcionar.

La Mancomunidad apuesta porque sus Puntos Limpios sean considerados como puntos de información y sensibilización ciudadana en materia de gestión y reciclaje de residuos, por lo que considera un aspecto significativo a destacar de la formación impartida, el módulo relacionado con las actuales políticas públicas de gestión de residuos. El equipo de CIMAS asesoró a los operarios sobre la normativa y planes de residuos vigentes, sobre los objetivos a cumplir, sobre los principales agentes que forman parte de la gestión global de los residuos, sobre los servicios prestados por la Mancomunidad, y especialmente, sobre la jerarquía de residuos europea. En definitiva, se les aportó toda la información y documentación que un usuario del Punto Limpio les pudiese requerir.

CIMAS también ha asesorado a la Mancomunidad en la redacción del Reglamento de Uso de la instalación.

Más información… https://www.navarra.es/home_es/Actualidad/Sala+de+prensa/Noticias/2018/01/23/punto+limpio+Valdizarbe.htm

La educación ambiental como eje central para el nuevo modelo de sociedad sostenible

El Desarrollo Sostenible se define como la satisfacción de las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades (Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo) y trata de lograr de manera equilibrada el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente.

A pesar de que los gobiernos y las administraciones deben de ser los guardianes principales de este tipo de desarrollo, la ciudadanía tiene que formar parte e involucrarse en él, convirtiéndose en impulsora del mismo. De aquí nace el término “Sociedad Sostenible”. Pero ¿cómo podemos conseguir que nuestra sociedad sea una Sociedad Sostenible?

Gracias a los diferentes niveles de Educación Ambiental (escolar, profesional, universitario, etc.), se ha conseguido, en primer lugar, concienciar a las personas sobre los problemas medioambientales que desconocían, y en segundo lugar, generar un cambio de hábito para revertir o por lo menos disminuir esos impactos negativos en el medio ambiente. Muchos son los ejemplos que demuestran que la base para una sociedad mejor, y por lo tanto, sostenible es la Educación Ambiental:

  • Se ha promovido un consumo responsable del agua
  • Se ha promovido un uso racional de la energía
  • Se ha promovido un uso de transporte sostenible y colectivo
  • Se ha creado una cultura del reciclaje
  • Se han establecido medidas contra el Cambio Climático

Sin olvidar que hay que seguir formando en esos hábitos ya conseguidos, es importante marcar nuevas metas y nuevos objetivos para conseguir el fin último: Una Sociedad Sostenible.

Es por ello que en CIMAS nos hemos marcado el reto junto a ACLIMA y la red de Consorcios y Entes del Agua del País Vasco y la Agencia Vasca del Agua de concienciar a la ciudadanía mediante los diferentes niveles que contempla la Educación Ambiental sobre los CONTAMINANTES EMERGENTES.

Para ello se han realizado una serie de talleres dentro del marco del proyecto “Hábitos ciudadanos y contaminantes emergentes”. Durante la actividad el alumnado de la ESO, Bachiller y de Ciclos Formativos varios (Cuidados Auxiliares de Enfermería, Laboratorio Clínico y Biomédico, Laboratorio de Análisis y Control de Calidad, Educación y Control Ambiental, Diseño de Joyería, Anatomía Patológica, Higiene Bucodental, Atención a la Dependencia y Diseño y Amueblamiento) ha podido conocer el ciclo urbano del agua y la repercusión que nuestros hábitos tienen sobre las aguas de consumo y la red de saneamiento.

De esta manera, se ha creado un espacio de reflexión en el que el alumnado y el profesorado han analizado sus hábitos personales y ha podido contabilizar la cantidad real de productos químicos que utiliza en su día a día en los hogares y en sus puestos de trabajo. Así, han ido conociendo los diferentes tipos de contaminantes que existen y las repercusiones que cada una de esas sustancias tiene sobre la salud humana y el medio ambiente. Esta reflexión ha permitido que se comprenda que el efecto agregado de cada acción individual tiene como resultado la generación de niveles de contaminación significativos.

La idea principal de estos talleres es que el alumnado sea el eje fundamental del cambio y que sea el propio alumnado fuente de inspiración y concienciación para las personas de su entorno y con las que interactúan a diario (profesorado, familia, amistades, futuros compañeros de trabajo, etc.). De esta forma, se pretende que la problemática se vuelva más visible y que llegue a un mayor número de personas. Para orientar esta labor de concienciación, se han propuesto diferentes retos para que el alumnado pueda empezar a divulgar la información que ha recibido en los talleres.

Hoy 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, que tiene como principal objetivo identificar la problemática ambiental tanto a nivel global, como a nivel local y crear conciencia en las personas y muy especialmente en los gobiernos en cuanto a la necesidad de participación por conservar y proteger el medio ambiente. Desde aquí queremos dar las gracias a los promotores de la iniciativa como a los centros (Egibide, La Salle y a EASO Politécnica entre otros) por vuestro interés y ganas de avanzar hacía ese futuro deseado y corresponsable. Vosotros sois el eje, ESKERRIK ASKO!

Nerea Trabudua y Joseba Larrea.

Ambientólogos y consultores en CIMAS.

#juevesostenibles | Museos sin paredes

¿Recordáis cuando, en el año 2007, la baronesa Thyssen se encadenó a los árboles del bulevares del Paseo del Prado y Recoletos? Se trataba de una concentración, convocada por la Plataforma ‘SOS Paseo del Prado’, en contra de Plan Especial del Eje Prado-Recoletos, que tendría un efecto sobre 700 árboles de aquel tramo. Pues bien, décadas antes, en los 80, aquí en Valencia la entonces concejala Carmen Arjona se opuso también a que las excavadoras terminaran con un ejemplar de encina situada al principio de la Avenida de Aragón. Años después, el consistorio estableció una protección para este árbol monumental, logrando que haya sobrevivido hasta nuestros días.

Los árboles monumentales en Valencia

Pero, ¿cómo distinguimos un árbol monumental de uno que no lo es? Aunque no deja de ser una clasificación artificial (¿qué árbol no es un monumento?) el adjetivo ‘monumental’ implica una serie de características que nos permiten detectarlos. Si acudimos a la definición de la Ley de Patrimonio Arbóreo, entenderemos que nos referimos a los árboles que tienen unas características excepcionales, diferenciadoras del resto de su especie. Por edad, por el porte, o por los “acontecimientos históricos, culturales, científicos, de recreo o ambientales ligados a ellos y a su legado”, merecen ser protegidos y conservados.

Uno de los puntos interesantes es que el carácter de ‘monumental’ goza de una protección expresa de la Generalitat Valenciana, mediante Decreto del Consell. También se pueden declarar,como tal, por los Ayuntamientos que así lo consideren. Todos los ejemplares pasan, de esta manera, a integrar el Catálogo de árboles singulares de la Comunitat Valenciana (o el catálogo local, en el caso de Ayuntamientos) . Actualmente, existen 1.503 ejemplares en el catálogo. Estos árboles forman parte de un conjunto de elementos, presente en todo el territorio, que se conoce como infraestructura verde.

¿Qué es la infraestructura verde?

Si hablamos de infraestructura, en general tendemos a pensar en redes de transporte, visualizamos carreteras, vías de ferrocarril o aeropuertos. Al hablar de infraestructura verde, nos estamos refiriendo a un conjunto de elementos naturales, que funcionan como una red de puntos, más o menos conectados, y que nos proporcionan servicios que, de otra manera, nos sería difícil conseguir. Contrariamente a la infraestructura gris, que generalmente tienen un fin único y monoespecífico, la infraestructura verde  nos provee de una serie de servicios ambientales a todas las personas. Para visualizar ejemplos de infraestructura verde, pensemos en parques y jardines de nuestras ciudades y pueblos, como el jardín del Túria, el Parque de Cabecera o la impagable Albufera de València. Pero también pensemos en los campos agrícolas que envuelven la ciudad, la red de acequias, paredes verdes en algunos edificios o en el bosque del Saler.

Valor social y ambiental de la infraestructura verde

Los árboles monumentales, pero también el resto de elementos vegetales (desde los campos de arroz, a las praderas, bosque, sistemas dunares o parques urbanos) son las piezas clave del mosaico que es una infraestructura verde.

A nivel ambiental, estos elementos permiten  regenerar el aire que respiramos, reteniendo contaminantes y mejorando la calidad del aire de la ciudad. Se encargan de filtrar el agua al subsuelo, recargando acuíferos y evitando que el suelo se erosione. Además, son el hábitat de especies que convierten a la región mediterránea en una de las más diversas. Y cuanto más diverso, más rico es un ecosistema. Además, esta infraestructura nos permite mitigar los efectos del cambio climático: frenan las avenidas e inundaciones, almacenan carbono, reducen la temperatura en la ciudad (el efecto isla de calor) y refuerzan los ecosistemas. Esto tiene consecuencia directa en el impacto social que percibimos. La infraestructura verde mejora la salud y el bienestar en las ciudades. Bien gestionadas, aportan valor y generan puestos de trabajo, mejorando además el atractivo de nuestro territorio, lo que redunda en beneficios para el turismo y el ocio.

Es importante destacar que, por sí misma, para ser eficaz, la infraestructura verde debe integrarse en una red, estar interconectada. Por eso no hablamos de espacios o manchas verdes, sino de un conjunto de piezas que, como en un puzzle, adquieren sentido al estar unidas. Por sí sólo, los parques de la ciudad, como los referidos anteriormente, forman parte de una infraestructura porque están conectados entre ellos y, a su vez, con elementos de mayor impacto. En el caso de la ciudad de Valencia, pensemos, por ejemplo, cómo de norte a sur encontramos la huerta del norte, la franja litoral, el parque del antiguo cauce del río Túria, y la Albufera de Valencia. Si pensamos en esta red, es entonces cuando la infraestructura verde, bien gestionada, resulta efectiva para absorber avenidas, depurar el aire, reducir la temperatura dentro de la ciudad u ofrecer servicios de ocio natural más atractivo para la ciudadanía.

Nuestros museos sin paredes

Dicho esto, tendemos a pensar en obras de arte como piezas de museos.. En una ciudad como Valencia, tenemos diferentes museos que acogen piezas únicas: el Museo de Bellas Artes acoge colecciones con obras de artes anteriores al gótico hasta nuestros días. El IVAM nos acerca al arte contemporáneo o el Muvim, que  nos trae la modernidad y el diseño. Éstos serían tres ejemplos de los múltiples espacios que sirven para poner de relieve elementos que tienen un valor más allá de la propia obra, más allá del soporte artístico.

Algunos los tenemos fácilmente localizables, como los que habitan el Jardí Botànic de la Universitat de València, Viveros o el Jardín del Túria. Otros los podemos encontrar repartidos por la ciudad, como los ficus de la Alameda o del Parterre (Ficus macrophylla), el Palmito (Chamaerops humilis) de la Plaza del Ayuntamiento (junto a la fuente) o las tres palmeras (Phoenix dactylifera) junto a la Plaza de España.   Muchos de los ejemplares pueden ser fácilmente identificados gracias a unas fichas, colocadas en los propios troncos e incluso existen recorridos propios, como el de los Jardines del Real (conocido como Viveros) o alguno de los jardines históricos de la ciudad.

Por eso, la próxima vez que paseemos por las calles, os propongo que veamos nuestra infraestructura verde como un museo sin paredes. Un museo lleno de árboles monumentales, piezas históricas verdes, que habitan en nuestra ciudad y que, sin embargo, no gozan del mismo reconocimiento o de la misma proyección.

#juevesostenible | Reto 2018: #juevesinplástico

Como cada inicio de año, es el momento de plantearse retos y objetivos nuevos. Hacer más ejercicio, estudiar algún idioma o visitar lugares nuevos figuran entre los objetivos que a todos nos gusta alcanzar. Pero uno suele aparecer en todas las listas: hacer dieta. En este caso, os propongo una dieta diferente. No se trata de modificar los hábitos alimentarios. La dieta de 2018 será una dieta que ayudará no sólo a quien la practica, sino también al resto de personas y, lo que es más importante, al resto del planeta. Te propongo la dieta sin plástico.

¿Por qué poner al plástico a dieta?

Según Seas at risk, las españolas y españoles consumimos 60.207 millones de productos de plástico de un solo uso al año. Eso supone 1293 productos* al año, 3 cada día que sólo utilizaremos una vez, y serán desechados. Las cifras no dejan lugar a la imaginación: consumimos 3.500 millones son botellas de bebida, 207 millones de envases desechables ó 5.000 millones pajitas para bebidas

Otra cuestión que deberíamos plantearnos no es sólo si cuanto consumimos, sino cuánto plástico se produce. Jenna Jambeck, ingeniera medioambiental de la Universidad de Georgia, estudia la problemática asociada a los desechos plásticos.  A través del primer análisis global de todos los plásticos  fabricados y de su destino, se ha concluido que de los 8.300 millones de toneladas que se han producido, 6.300 se han convertido en desechos plásticos. Y el problema añadido es que sólo el 9% han sido reciclados.  La mayor parte, el 79%, se está acumulando en vertederos o deteriorándose en entornos naturales como basura. O lo que es lo mismo: en algún momento, gran parte de estos desechos acaba en mares y océanos, el «sumidero final».

Si las tendencias actuales persisten, para 2050 habrá 12 millones de toneladas de plástico en los vertederos. Esta cantidad equivale a 35.000 veces el peso del Empire State.

 ¿Por qué este reto?

Por eso, si hay que para empezar este 2018 con un reto, propongo que éste sea el de los #juevesinplástico. Cada primer jueves de mes, en la sección del programa #LasDoce, en Mediteradio FM, centraremos el tema del debate en torno al plástico, para crear conciencia sobre cuánto consumimos y aportar ideas fáciles y realizables para reducir  minimizar el consumo de plástico.

Alrededor de este hastag, #juevesinplástico, tendremos ocasión de hablar de cuestiones relacionadas como son los microplásticos, SDDR, hábitos y modelos de consumo, economía circular…. Todo desde una perspectiva cercana, para que todas las personas aprendan cómo podemos cambiar nuestro impacto en el entorno. En definitiva, se trata de ser conscientes que nuestros hábitos diarios de consumo, higiene, limpieza… tienen un impacto sobre el medio y podemos reducirlo con gestos cotidianos.

 ¿Por dónde empezar?

Un  gesto diario que todas y todos realizamos es beber agua. Dependiendo de la zona del país en la que nos encontremos, es más habitual consumirla directamente del grifo o comprarla embotellada. Según las estadísticas, cada persona en España consume casi 61 litros por persona y año. En total, de abril de 2016 a mayo de 2017, la compra ha aumentado en un 4.2% superando los 2.600 millones de litros, por valor de casi 560 millones de euros, respecto al periodo anual anterior.

Desde el punto de vista económico,  por el precio de una garrafa de 5 litros en cualquier supermercado (considerando un precio medio de entre 1 y 1,87 euros) obtendremos en el grifo de casa una cantidad de, aproximadamente, unos 1.000 litros. Y todo ello sin desplazarnos, cargar peso o desechar plástico.

Además de las emisiones asociadas al transporte y centrándonos en el material, según la Fundación Ellen MacArthur, 72% de los envases de plástico no se recuperan: una tercera parte son abandonados en el entorno y un 14% acaban en los hornos de las incineradoras. En resumen, sólo el 2% del plástico que se fabrica vuelve a cerrar el ciclo.

Hablemos del #aguadegrifo

El martes 4 de marzo de 2014, San Francisco se convirtió en la primera ciudad del mundo en prohibir la venta de agua embotellada en lugares públicos. Desde París o Nueva York, a Cádiz, Ciudad Real, Donostia, Pamplona, Córdoba, Gijón, Bilbao… diferentes ciudades españolas han puesto en marcha iniciativas para reducir el consumo de agua embotellada y potenciar el consumo de agua del grifo ( por ejemplo, jarras en los restaurantes que ofrecen el agua gratis, acceso gratuito al agua potable en los centros educativos, lugares públicos y centros de ocio infantil, ó dispensadores en edificios públicos y universidades) Un agua que se somete a controles y analíticas exhaustivas, de manera que el agua que sale del grifo cumple con todos los parámetros que exige la ley.

Por eso, el primer rato del #juevesinplástico es hacernos con una botella rellenable. Materiales como el vidrio, el acero o aluminio te van a permitir seguir consumiendo agua sin tener que consumir plástico. En la actualidad existen botellas reutilizables de diferentes capacidades, materiales y diseños; por lo que no será difícil encontrar una que se adapte a nuestras necesidades. Llévala contigo en el bolso, en la mochila de los hijos o en la cartera. No sólo reducirás el impacto asociado al hábito de beber agua, sino que darás ejemplo de cómo adoptar un hábito de consumo más sostenible.

Y tú, ¿te apuntas a la nueva dieta de 2018?

 *Estimación:  60.207.000.000 millones de productos de plástico / Población España (INE, 01/07/2017): 46.549.045 millones = 1293,4 productos por persona al año