Estuvimos en Global Innovation Day 2016

FOTO INNOVATION DAY

El pasado 14 de junio se celebró el Global Innovation Day en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Se trata de un encuentro abierto, dinámico y participativo que ofrece conocimiento especializado, conexiones y oportunidades en torno a la innovación. Esta jornada sirve para establecer contacto y conocer experiencias. Gracias a este tipo de encuentros, Euskadi se posiciona como un punto de encuentro innovador, contribuyendo al impulso de una marca país asociada a la innovación.

Gracias al Global Innovation Day se facilita un espacio de intercambio de conocimiento y networking en el que cada persona, cada empresa, puede compartir sus proyectos innovadores y, al mismo tiempo, conocer y establecer contacto con otras iniciativas, favoreciendo las sinergias y la colaboración. En definitiva, se conecta con la innovación a todas las escalas, conectando personas y mentes creativas.

El ambicioso programa del día incluyó diversos talleres, txokos, conferencias y debates. Multitud de formatos para dar cabida a las diferentes formas de dinamizar la innovación y captar sinergias en esta materia. Desde CIMAS estuvimos presentes en uno de los talleres, “Green circles”, ofrecido por Aclima.  El objetivo era pensar en cómo la economía circular va a cambiar las ciudades del futuro. Estuvimos discutiendo y reflexionando sobre el cambio activo de la nueva economía circular y los nuevos nichos de mercado de este nuevo modelo de economía. Para el taller se aplicó una metodología innovadora sobre la selección compartida de problemas, retos y construcción de posibles soluciones : en particular se trabajó sobre un tema en concreto “ ¿Cómo reducir la generación de envases de uso doméstico?. Toda la información de la jornada en la web del evento.

El Día Marítimo Europeo. “Soluciones inteligentes y sostenibles para el crecimiento azul”

dia maritimo

El Día Marítimo Europeo se celebra el 20 de mayo con el objetivo de dar mayor visibilidad al sector marítimo y portuario, respaldando una aproximación integrada de los asuntos marítimos.

Todos los años se celebran una conferencia internacional y una exposición en alguna ciudad portuaria europea, a modo de plataforma para el diálogo e intercambio de experiencias en gestión portuaria. Los resultados y conclusiones ayudan a dar forma a la visión de la Comisión Europea sobre la política marítima futura. La conferencia de este año, organizada en Turku, Finlandia, tiene como lema “Invirtiendo en soluciones inteligentes y sostenibles para un crecimiento azul competitivo” y se centra en potenciar la economía azul (la naturaleza como inspiradora de una innovación sostenible para las personas).

La Comisaria de Medio Ambiente, Asuntos Marinos y Pesquerías, Karmenu Vella, afirma que “en todo el mundo, cada vez se identifican más oportunidades de crecimiento ‘azul’ y de trabajo. La UE está a la cabeza de varias tecnologías de la llamada economía azul, como son las energías renovables o la promoción de un transporte limpio. Nuestro compromiso con la sostenibilidad es lo que nos hace competitivos y lo que abrirá nuevas oportunidades de negocio globales para nuestra industria”.

Coincidiendo con la celebración del Día Marítimo Europeo, la Autoridad Portuaria de Cartagena ha organizado una jornada, bajo el título “La Comunidad Portuaria de Cartagena y la RSC”.

En esta jornada se plantea cómo implicar a toda una comunidad en la generación de valor compartido en torno a la actividad portuaria. Generar un ecosistema responsable de empresas, organismos e instituciones que interactúan en el puerto y en el que comparten intereses e impactos de igual forma.
En la jornada, desde CIMAS presentamos una herramienta práctica para la gestión de la RSC en la comunidad portuaria, que ha sido adaptada expresamente para la comunidad portuaria de Cartagena.

Se trata de un instrumento que permite a la comunidad portuaria mejorar su reputación y prestigio, creando valor para las organizaciones y empresas que la integran y para su entorno; haciendo visible el compromiso por un desempeño sostenible de la actividad portuaria en Cartagena.

CIMAS en la 8ª Conferencia Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles

Conferencia Europea

El pasado 27 de abril, Bilbao acogió la 8ª Conferencia Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles. Durante tres días, la ciudad ha acogido a más de 800 representantes de gobiernos locales y regionales, instituciones europeas e internacionales, organizaciones, miembros de la comunidad científica, sector privado y  sociedad civil. Todos ellos intercambiaron experiencias y debatieron sobre la necesidad de actuar por parte de los gobiernos locales para cambiar las prácticas insostenibles y dar una nueva forma al futuro de Europa. La Conferencia tiene como referencia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y el Acuerdo de París.

Conferencia Europea 2El primer día fue firmada la Declaración Vasca. Tras los logros de la Carta de Aalborg (1994) y los Compromisos de Aalborg (2004), la Declaración hace hincapié en la necesidad para los líderes locales de buscar maneras innovadoras de implicar a la sociedad civil con el objetivo de superar los retos económicos, medioambientales y sociales. Al mismo tiempo, subraya la importancia de encontrar soluciones sostenibles que aporten valor económico para beneficio de la población local.

Entre otros, la declaración reconoce la necesidad de acciones transformadoras para “descarbonizar” el sistema energético, configurar patrones de movilidad urbana sostenible, reducir la explotación de espacios naturales, proteger y mejorar los servicios de los ecosistemas y la biodiversidad, proteger los recursos hídricos y la calidad del aire, adaptarse al cambio climático, mejorar los espacios públicos, proveer viviendas adecuadas ó garantizar la inclusión social.

Para conseguir estos objetivos, la Declaración Vasca fija un total de 15 vías que permiten avanzar hacia una Europa inclusiva y habitable. El documento propone la estimulación de las cadenas de valor locales, la puesta en marcha de enfoques innovadores sobre financiación y el progreso hacia una economía circular. En cuanto a la transformación tecnológica, la Declaración Vasca pone de manifiesto la importancia de utilizar tecnologías inteligentes, de integrar la contratación pública como una herramienta de gran valor y la utilización de estándares open-data.

Desde CIMAS estuvimos presentes en toda la conferencia, tiempo durante el cual tuvimos ocasión de conocer ejemplos de gestión urbana interesantes, escuchar a ponentes de primer nivel y, en definitiva, seguir aprendiendo sobre nuevas formas de hacer más sostenible la vida en los pueblos y ciudades.

La economía circular aplicada a los residuos de construcción y demolición (RCDs) generados en la Comunidad Autónoma del País Vasco

El Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, al que CIMAS apoya en el proyecto de cierre del ciclo de los residuos de construcción y demolición (RCDs), pretende establecer estrategias a nivel comarcal para contribuir a la economía circular mediante el cierre del ciclo RCD.

Dos ayuntamientos, dos gestores y dos promotores/constructores son los agentes seleccionados en cada una de las dos comarcas preseleccionadas por Territorio Histórico (Cuadrilla de Agurain, Cuadrilla de Aiara, Reserva de la Biosfera de Urdabai, Comarca de municipios del sureste de Bilbao, Donostialdea, Debagoinea). La primera fase la constituye las reuniones individuales con estos agentes con el fin de elaborar una  Hoja de Ruta Individual para cada agente en donde se identifiquen necesidades y compromisos, posteriormente se convocará en reunión colectivas a los agentes pertenecientes a cada una de las comarcas para poner en común y valorarlos resultados de las reuniones individuales y definir entre todos los agentes el documento de la Estrategia Comarcal de cierre del ciclo de los RCDs en la CAPV.

Los objetivos de la Estrategia Comarcal son los siguientes:

  •  Concienciar sobre el problema.
  • Dar a conocer que una correcta gestión de los RCD en las obras supone ventajas económicas y ambientales.
  • Asesorar sobre la correcta implantación de los instrumentos de apoyo que la Administración pone a disposición, y que puedan ser útiles en cada caso.
  • Establecer conexiones entre los servicios, productos y agentes de cada comarca.
  • Identificar las necesidades a dirigir por otros agentes para el cierre del ciclo de los RCD.
  • Determinar los compromisos que debe adquirir cada parte para lograr dicho cierre.
  • Definir la Estrategia Comarcal a seguir por todos los agentes implicados.

El objetivo final después de esta experiencia piloto, es poder replicar el trabajo a todas las comarcas del País Vasco mediante las conclusiones obtenidas en esta Estrategia Comarcal.

Puede leer aquí el artículo completo redactado por Mónica Mañueco, Socia-responsable de proyectos de CIMAS, en  la  revista EXCAVE.

¿Cómo ayuda el medio ambiente a tu salud?

El 7 de abril de 2016, la OMS conmemora el Día Mundial de la Salud. Si bien en esta ocasión se presta especial atención a la diabetes, desde CIMAS creemos que es un buen día para recordar cómo la calidad del medio ambiente puede ser determinante para una buena salud. En su nueva definición de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la ONU ha explicitado la necesidad de hacer efectiva la salud como derecho universal. Así, el objetivo 3, aboga por garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Bajo este concepto, la Organización apuesta por hacer del desarrollo sostenible la manera de garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos, a cualquier edad. 

En las últimas décadas, gracias al trabajo de entidades tanto públicas como privadas, organizaciones y ciudadanía, el nivel de calidad y el estado del medio ambiente ha mejorado notablemente, especialmente en los países desarrollados. De este modo hemos podido ver como los proyectos ambientales llevados a cabo en nuestras ciudades, puertos y espacios públicos, entre otras áreas, han tenido una influencia directa o indirecta con los distintos determinantes de la salud. Esta mejora se ha manifestado de forma especial con factores ambientales (como la calidad del aire, del agua, del suelo, los niveles de ruido, el paisaje urbano, hábitats naturales y biodiversidad, emisiones de CO2 y cambio climático); factores sociales(como el contacto y la cohesión social, la accesibilidad, las oportunidades de educación y formación ambiental o la creación de empleo verde) y con otros aspectos relacionados con los estilos de vida (como la dieta, el ejercicio y la actividad física). Aunque en muchos casos no veamos claramente la contribución en los determinantes de la salud, están ahí y es necesario resaltarlos de cara al resto de agentes y en especial a la ciudadanía. Cabe destacar que no es necesario pensar en proyectos ambientales complejos ni en inversiones significativas, basta con relacionar las iniciativas de carácter ambiental o social con la posible influencia con los determinantes de la salud. 

Sirva como ejemplo la relevancia de la infraestructura verde* de nuestro entorno (por ejemplo, parques, jardines, corredores vegetales, sendas). Hay relevantes evidencias científicas que han demostrado el impacto positivo de la infraestructura verde. También con implicaciones en la salud comunitaria y en la economía. Como indica la experta en ecología humana de la Universidad de Cornell de New York, Nancy Wells, la naturaleza funciona como un “colchón que modera las disfunciones en la salud”.

Otras evidencias reflejan que con una mayor representación de los espacios verdes disminuyen los riesgos de enfermedades. Además, estos espacios permiten una mayor interacción y cohesión social en las poblaciones urbanas. Por todo ello, podemos afirmar que existe una correlación positiva entre la existencia de una infraestructura verde y determinados beneficios para la salud de la ciudadanía que la disfruta.

Factores como la exposición a los contaminantes, las vías de exposición, la movilidad o el estado atmosférico pueden influir de diferente manera sobre la aparición de problemas en la salud. Son estos factores los que deberíamos de considerar a la hora de llevar a cabo iniciativas ambientales en nuestro entorno. Por ello, es recomendable tener en cuenta criterios o recomendaciones a considerar en el diseño y planificación de los proyectos o iniciativas con el fin de promover la salud y bienestar de la población (ejemplo selección de especias a utilizar, ubicación del mobiliario urbano, accesibilidad, factores de riesgo en la salud y posible impacto positivo/negativo). También resulta imprescindible la coordinación y el trabajo de todos los actores con implicación en la gestión del entorno, a fin de poner en marcha políticas activas y concretas de promoción de un medio ambiente de calidad, como mecanismo para mejorar, en último término, la salud de la ciudadanía.

*El término Infraestructura verde o ecológica hace referencia al sistema natural que da soporte a la vida y, en un entorno urbano, se integra junto a otras infraestructuras de la ciudad. Contribuye a la mitigación de los impactos ambientales y proporciona importantes servicios ecosistémicos. Esta infraestructura se conforma a partir de los espacios naturalizados interiores y periféricos, los parques y jardines más urbanizados, los corredores vegetales y arboledas en alineación…(públicos o privados). Ofrecen, al conjunto de la ciudad, diferentes servicios ecológicos, ambientales, sociales y económicos.

Contaminantes emergentes

Hasta ahora, en materia de gestión de residuos, el ciudadano tenía claros cuáles eran los grandes problemas y cómo ponerles remedio. Pero, en los últimos años, están apareciendo nuevas tendencias que ponen el foco sobre la contaminación difusa, en pequeñas cantidades, que se generan diariamente. Son los contaminantes emergentes. Nos referimos a los elementos contaminantes que se encuentran en vertidos domésticos y residuos generados en las áreas urbanas. Se llaman así por su reciente identificación, por su novedad y por su grado de dispersión; ya que presentan niveles de detección impensables hace unos años (de, incluso, nanogramos por litro).

Y, si son tan escasos y dispersos, ¿cuál es el problema?  En la mayoría de casos, el carácter emergente hace que sean contaminantes no regulados y de los que se desconocen sus efectos, por lo que es difícil predecir sus consecuencias sobre la salud o el medio ambiente.

¿Qué responsabilidad tiene el ciudadano? Si pensamos en el origen (medicinas caducadas, detergentes, restos de comida, aceites, drogas, productos de cuidado personal, toallitas higiénicas…) queda claro que el remedio también ha de provenir del ciudadano.

Y es este último origen, las toallitas domésticas, sobre el que se ha iniciado una campaña de concienciación ciudadana. Por poner cifras: en Euskadi se vierten todos los años por el inodoro más de 2.400 toneladas de toallitas higiénicas. Estas toallitas no se disuelven con la suficiente rapidez como para desintegrarse antes de llegar a la depuradora de aguas. La consecuencia son graves atascos y averías en la red de saneamiento que conllevan un sobrecoste anual de 1 millón de euros en reparaciones.

Tanto para evitar la contaminación que producen, como para concienciar sobre los costes que derivan de uso, se ha lanzado la campaña #Noalimentesalmonstruo. De hecho es una de las primeras iniciativas conjuntas que los organismos gestores de la red de saneamiento en el ámbito de la CAPV y el Gobierno vasco promueven en aras de concienciar a la ciudadanía.  Se trata de una iniciativa promovida por la Red de Entidades Públicas de aguas de Euskadi y coordinada por Aclima, a través de la cual se alerta a la ciudadanía sobre las consecuencias de tirar al inodoro las toallitas húmedas e higiénicas. Al mismo tiempo, se conciencia sobre el impacto de la contaminación que generan y se promueven hábitos responsables.

En próximos post continuaremos informando sobre noticias, datos y experiencias en torno a los contaminantes emergentes y cómo promover hábitos más respetuosos con el medio ambiente. La actualidad de la campaña se puede seguir a través de las redes sociales y en la web http://munstrowc.eus/

¿Qué valores límite de emisión a la atmósfera son de aplicación a mi instalación?

Muchos son los clientes que se dirigen a CIMAS con esa pregunta: ¿qué valores límite de emisión a la atmósfera tengo que cumplir? Y la respuesta no es ni fácil ni inmediata.

Con la entrada en vigor de la Ley 34/2007, de 15 de noviembre, de calidad del aire y protección de la atmósfera (desarrollada por el Real Decreto 100/2011, de 28 de enero, por el que se actualiza el catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera y se establecen las disposiciones básicas para su aplicación), dejamos atrás la antigua normativa que sí establecía unos valores de emisión genéricos, por tipos de actividades. Seguro que todo el mundo ha oído hablar en alguna ocasión del “famoso” Decreto 833/1975, de 6 de febrero, por el que se desarrolla la Ley 38/1972, de 22 de protección del ambiente atmosférico.

Ahora, sin norma básica estatal que establezca unos valores de referencia, son las Comunidades Autónomas las que en el proceso de Notificación o Autorización de las instalaciones potencialmente contaminantes de la atmósfera establecen no sólo los valores límite de emisión que se tienen que respetar, si no también el plan de vigilancia que aplicar a esas instalaciones (qué y cada cuánto tengo que medir).

Ante esta situación, de nuevo el cliente insiste, ¿y qué valores límite me van a obligar a cumplir?. La pregunta tiene su lógica en la fase de diseño de una instalación, donde hay que preveer (y presupuestar) tanto las medidas correctoras (filtros, scrubbers), como cuánto me va a suponer el ejecutar el plan de vigilancia que se imponga a la instalación.

Para orientar al cliente con este problema, desde CIMAS optamos por varias soluciones:

  1.  Contactar con la Administración. A veces se da la situación de una instalación igual o similar a la planteada, y conocer las condiciones que se han impuesto a esa instalación puede orientarnos.
  2. Tirar de normativa de otras comunidades o regiones. En este caso, tenemos el caso de Navarra que en 2002 se “atrevió” a regular unos valores de emisión a la atmósfera por categorías de actividades en el Decreto Foral 6/2002, de 14 de enero, por el que se establecen las condiciones aplicables a la implantación y funcionamiento de las actividades susceptibles de emitir contaminantes a la atmósfera.
  3. Como última opción, está el recurrir a la normativa o directrices europeas. En este ámbito, son principalmente dos las referencias a las que podemos recurrir:

En CIMAS tenemos experiencia en procesos de Autorización y Notificación de instalaciones potencialmente contaminantes de la atmósfera, así como en aplicación del Decreto 278/2011, de 27 de diciembre, por el que se regulan las instalaciones en las que se desarrollen actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera.

Si necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¿Cuál es el futuro de las Memorias de Sostenibilidad?

Jaume Fons – @jaumecologist

Consultor senior en RSE y Sostenibilidad

Cimas Innovación y Medio Ambiente  – @cimasinnovacion

Las empresas privadas, entidades públicas y administraciones son cada vez más conscientes de la necesidad de contar quiénes son, cómo trabajan y cómo gestionan los recursos con que cuentan sus organizaciones.

Hasta ahora, una de las formas más extendidas era la elaboración de una memoria de sostenibilidad, informe, o similar. Un documento en el que se daban respuesta a una batería de indicadores, más o menos extensa, centrados en los aspectos económicos, ambientales y sociales más relevantes del año.

Hace unos años (y todavía hoy) parecía importar más la cantidad que la calidad. El resultado eran unos documentos de centenares de páginas que desafiaban al lector a conseguir comprender la dimensión completa del informe. Uno tenía la sensación que, en definitiva, el mejor lugar para esconder un árbol sería un bosque.

Afortunadamente, la evolución de estos reportes de información ha cambiado. De los documentos monolíticos de cientos de páginas, la tendencia reciente es a contar más con menos. O a contarlo mejor. Acorde a las últimas directrices de GRI, es necesario explicar aquello que realmente interesa a los grupos de interés, a las partes con las que nos relacionamos.

A medida que la tecnología avanza, también lo hacen las tendencias que incorporan los actuales modelos de reporte de la sostenibilidad.

Información más organizada y accesible: se hace más fácil encontrar el dato o elemento que nos interesa, pudiendo obviar aquellos que no nos aportan nada nuevo.

Multisoporte: ya no se pública un único documento en un único formato. La información está segmentada y adaptada a diversas plataformas (web, smartphones, tabletas, redes sociales, soporte físico…)

Público segmentado: los trabajadores, los accionistas o los vecinos de la organización, por ejemplo, no van a demandar el mismo tipo de información ni la van a demandar en el mismo lenguaje. Adaptar la comunicación en función del público que acceda es una clave para garantizar que el reporte se ha llevado con éxito.

Trazable: una clave que, independientemente del soporte, debe ser prioritario en todo reporte. La información y el discurso no deben dejar lugar a duda sobre la veracidad y el origen de los datos. Que el lector entienda qué datos se le ofrece, porqué y en qué unidades es clave para que la imagen de la organización sea real, certera.

Éstas son algunos de los rasgos que definen cómo los nuevos informes de sostenibilidad pueden ayudar a difundir en qué consiste ser responsables y qué beneficios aporta. Una tarea que no es sencilla, pero sí imprescindible para conseguir una ciudadanía más proactiva y concienciada.

El aire que respiramos, ¿está limpio?

Jaume Fons – @jaumecologist

Consultor senior en RSE y Sostenibilidad

Cimas Innovación y Medio Ambiente  – @cimasinnovacion

 

La contaminación atmosférica se ha convertido en uno de los problemas  más graves a los que se tendrán que enfrentar los gestores de las ciudades en los próximos años. De hecho, según un estudio de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), es la responsable de más de 430.000 muertes prematuras en Europa.

Las ciudades están llamadas a ser los lugares de mayor densidad de población, a tenor de la evolución reciente y por las perspectivas demográficas de futuro. Son puntos en el territorio que aglutinan, en poca superficie, una gran cantidad de actividad humana. Esto hace necesario un suministro constante de energía, alimentos y recursos naturales; junto con necesidades en materia de recogida de residuos, limpieza o transporte.

Éste último es uno de los mayores responsables de los niveles de contaminación que se registran en las ciudades. Los contaminantes que afectan en mayor grado a la salud humana son las partículas en suspensión (PM), el ozono troposférico (O3) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

Es innegable que, en las últimas décadas, la industria del automóvil y la logística han hecho avances significativos en reducir las emisiones contaminantes asociadas al transporte de personas y mercancías, pero todavía hoy se dan situaciones de alarma sanitaria ante episodios de elevada contaminación. No es casual que un tercio de los españoles respire aire contaminado.

«A pesar de las mejoras continuas en las últimas décadas, la contaminación atmosférica sigue afectando a la salud general de los europeos, mermando su calidad de vida y su esperanza de vida», ha afirmado el Director Ejecutivo de la AEMA, Hans Bruyninckx. «También tiene un considerable impacto económico, al aumentar los costes médicos y reducir la productividad por los días de trabajo que se pierden en todos los sectores».

Un problema añadido que dificulta la sensibilización hacia éste problema es que este tipo de contaminación no es tan visible como otras. A diferencia de un río contaminado o un vertido, la contaminación atmosférica pasa desapercibida para la mayoría de la población, lo que reduce la percepción del problema y, por tanto, minimiza la adopción de cambios en los hábitos contaminantes. En 2013, el eurobarómetro recogía que el 87 % de los ciudadanos europeos se mostraba convencido de que no se hace lo suficiente para atajar la contaminación atmosférica.

¿Qué se puede hacer para actuar frente a este problema? Apuntaban como solución, además de que la industria y los productores  de energía adopten medidas suficientes,  reducir el uso del automóvil y sustituir los viejos aparatos en las casas por otros más eficientes.  Siete de cada diez europeos se declara insatisfecho con lo que hacen sus gobiernos para que el aire sea respirable. Fuera de las ciudades, también hay trabajo por hacer, fomentando, por ejemplo, medidas para reducir la utilización de nitrógeno en la alimentación animal y los abonos.

En definitiva, parece claro que ante un problema difuso se requieren múltiples soluciones; por lo que la reducción de la contaminación atmosférica sólo será posible desde una actuación coordinada que implique a la industria, las administraciones públicas y la sociedad civil.

 

EVHAO: Desarrollo de una herramienta informática para la declaración de la huella ambiental de organizaciones

CIMAS se encuentra trabajando en el desarrollo de una herramienta para la Declaración de la Huella Ambiental de las Organizaciones. Otros socios de este proyecto son Factor CO2, Bilbomática y GAIKER-IK4.

Durante los últimos años, la Comisión Europea, principalmente, a través de su Dirección General de Medio Ambiente está fomentando el desarrollo e implantación en las empresas y, en general, en toda la sociedad, del concepto “life cycle thinking” con el fin de conseguir un consumo y un sistema productivo sostenibles.

En esta línea, en mayo de 2013 la Comisión publicó la Recomendación sobre el uso de métodos comunes para medir y comunicar el comportamiento ambiental de los productos y las organizaciones a lo largo de su ciclo de vida. En dicho documento, se detalla el procedimiento que se recomienda seguir a todas aquellas organizaciones interesadas en determinar y publicar su huella ambiental, de tal manera que se garantice que la información aportada por cualquier organización en este sentido podrá ser comparada con la de cualquier otra, sin que influya en los resultados publicados el procedimiento seguido para la obtención de los resultados.

La huella ambiental de las organizaciones (HAO) es una medida multicriterio del comportamiento ambiental de una organización que proporciona bienes o servicios, con la perspectiva de todo el ciclo de vida. El objetivo general de HAO es reducir el impacto ambiental derivado de las actividades de las organizaciones, teniendo en cuenta las actividades del ciclo de vida completo. Aplicable a:

  • empresas,
  • entidades de la administración pública,
  • organizaciones sin ánimo de lucro
  • otros organismos.

En este sentido, EVHAO, la herramienta que se pretende diseñar y desarrollar en el proyecto en el que trabaja CIMAS, tiene como objetivo automatizar y facilitar el cumplimiento de los requisitos establecidos en la mencionada recomendación por parte de las organizaciones.

La herramienta está dotada de 4 elementos principales o módulos que se diseñan de tal manera que permiten ajustarse al cumplimiento de la metodología de huella ambiental de organización.

El principal objetivo socioeconómico del proyecto es contribuir al crecimiento y desarrollo de un sistema productivo y de consumo sostenible en la línea de la estrategia establecida por la Comisión Europea.

Al mismo tiempo, la publicación de los informes de huella ambiental de organización contribuirá a generar una mayor conciencia de la sociedad sobre el desarrollo sostenible, fomentando el consumo de productos fabricados o comercializados por organizaciones con un mejor comportamiento ambiental.

Por último, las organizaciones usuarias de la herramienta podrán acceder a nuevos mercados en los que la componente ambiental sea determinante, lo que les permitirá acceder a nuevos clientes e incrementar sus beneficios.

El principal objetivo medioambiental del proyecto es el de apoyar las estrategias de desarrollo sostenible tanto de las organizaciones que adopten la herramienta como, en general, de la Comunidad Europea.

EVHAO permitirá hacer un seguimiento en continuo de su comportamiento ambiental de tal manera que podrán corregir posibles las desviaciones de una manera rápida y eficaz.

Asimismo, el hecho de disponer de una herramienta que les permita conocer su huella ambiental y publicarla siguiendo una metodología común, ofrecerá a las empresas la oportunidad de hacer benchmarking, lo que supondrá un incentivo para adoptar medidas que reduzcan, en la medida de lo posible, su impacto ambiental.

Este proyecto se enmarca en la convocatoria Gaitek relativa al Programa de I+D+i de Apoyo al sector empresarial en Euskadi, iniciativa liderada por SPRI/Gobierno Vasco.